Cómo combatir los virus del resfrío común y reducir el riesgo de infección por VRS

Cada año, los virus respiratorios sinciciales (VRS) causan innumerables infecciones respiratorias en todo el mundo, al punto que en el actual invierno generaron estragos en el sistema de salud chileno. Para los bebés, los niños pequeños y las personas con enfermedades preexistentes, puede poner en peligro la vida y por ello es tan necesario extremar los cuidados.

El equipo del Departamento de Virología Médica y Molecular de la Universidad del Ruhr en Bochum (Alemania) exploró formas de reducir el riesgo de infección, cuyos resultados fueron publicados en el Journal of Hospital Infection.

Sus hallazgos muestran que, cuando se usan correctamente, los desinfectantes para manos a base de alcohol y los desinfectantes de superficies disponibles comercialmente brindan una buena protección contra la transmisión del virus a través de las superficies.

Se sabe que algunos virus permanecen infecciosos durante mucho tiempo en las superficies. Para determinar este período en el caso del VRS, el equipo de virología de Bochum examinó cuánto tiempo persiste el virus en placas de acero inoxidable a temperatura ambiente.

“Aunque la cantidad de virus infeccioso disminuyó con el tiempo, después de siete días todavía detectamos partículas virales infecciosas”, dice el Dr. Toni Luise Meister.

“Por eso, especialmente en los hospitales y en las consultas médicas, es fundamental desinfectar las superficies periódicamente”, agregó.

Una prueba con cinco desinfectantes de superficies que contenían alcohol, aldehído y peróxido de hidrógeno mostró que todos los agentes de limpieza inactivaban eficazmente el virus en las superficies.

Cuidados a seguir

Asimismo, los desinfectantes para manos recomendados por la OMS mostraron el efecto deseado. “Una graduación de alcohol del 30% fue suficiente: tras la desinfección de las manos ya no detectamos ningún virus infeccioso”, señala Toni Luise Meister.

Por lo tanto, es más fácil hacer que el VRS sea inofensivo que otros virus, como el virus de la viruela del simio o el virus de la hepatitis B.

Aún así, la mayoría de las infecciones por VRS se transmiten de una persona a otra a través de gotitas del aire que respiramos.

El riesgo de contraer el virus de una persona infectada disminuye si esa persona se enjuaga la boca durante 30 segundos con un enjuague bucal comercial.

Las pruebas de laboratorio mostraron que tres enjuagues bucales para adultos y tres de cuatro enjuagues bucales diseñados específicamente para niños redujeron la cantidad de virus en la muestra hasta el punto de que ya no se pudo detectar.

“Si asumimos que estos resultados del laboratorio se pueden trasladar a la vida cotidiana, no estaremos a merced de la gripe estacional y el resfriado común, sino que podremos prevenir activamente la infección”, concluye Toni Luise Meister.

“Además de la desinfección, las personas deben lavarse las manos con regularidad, mantener una etiqueta adecuada al estornudar y toser y mantenerse alejados de los demás cuando experimentan algún síntoma”, finalizó.

Compartir este artículo

Artículos relacionados