Factores que inciden en que algunas mujeres tengan mayor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas

En Chile, cerca de 30 mil personas mueren por causa de enfermedades relacionadas con el corazón, convirtiendo a las afecciones cardiovasculares en la principal causa de muerte de las mujeres en el país, superando a las cifras de muerte por cáncer de mama u ovario.

En un artículo publicado por la Clínica Alemana, se explica por qué algunas mujeres corren mayor riesgo de sufrir un accidente cardiovascular por sobre otras, detallando los siguientes factores de riesgo:

• Antecedentes familiares de enfermedades cardíacas, como infartos, cualquier tipo de accidente cerebrovascular u otras afecciones cardiovasculares, diabetes tipo 2, ya que puede dañar los vasos sanguíneos y aumentar la probabilidad de desarrollar problemas cardíacos.

• Presión arterial alta.

• Niveles elevados de colesterol LDL “colesterol malo”, y bajos niveles de colesterol HDL “colesterol bueno”.

• Exceso de peso. Esto puede aumentar la presión arterial, los niveles de colesterol y la probabilidad de desarrollar diabetes, lo que a su vez aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

• Están en la menopausia, puesto que los cambios hormonales pueden afectar negativamente la salud.

• Fuman.

• Enfrentan altos niveles de estrés.

Sintomatología según género

En la publicación, se explica que estas patologías no afectan a hombres y mujeres de la misma manera, y no presentan necesariamente los mismos síntomas, por lo que es fundamental realizarse un chequeo médico regular de manera preventiva.

Sin embargo, las señales de alerta más frecuentes en el caso de las personas de sexo femenino son:

• Dolor en el pecho, sudoración y palpitaciones.

• Cansancio, náuseas, vómitos y sensación de ahogo.

• Molestias a nivel cervical, con irradiación al cuello y mandíbula.

• Dolor de cabeza.

• Molestias que se irradian a los brazos, principalmente al izquierdo.

Para cuidar el sistema cardiovascular es esencial para mantener una buena salud en general. Esto implica:

• Llevar un estilo de vida saludable que incluya una dieta equilibrada rica en frutas, verduras, granos enteros y proteínas magras.

• Mantenerse activo físicamente.

• Controlar los niveles de colesterol, la presión arterial y el azúcar en sangre.

• No fumar ni consumir tabaco.

• Dormir las horas recomendadas.

• Controlar los niveles de estrés.

• Mantener un peso saludable.

• Reducir el consumo de grasas saturadas.

• Realizar estudios médicos con regularidad.

Fuente: Clínica Alemana.

Compartir este artículo

Artículos relacionados