Estudio demuestra que la dieta mediterránea y la reducción del estrés en el embarazo mejoran el neurodesarrollo infantil

El análisis de un ensayo clínico desarrollado por BCNatal Fetal Medicine Research Center y publicado en la revista JAMA Network Open, determinó que tanto la dieta mediterránea como la reducción del estrés a través de prácticas como el mindfulness mejoran significativamente el neurodesarrollo infantil en los dos primeros años de vida.

El estudio, denominado IMPACT-BCN, es el primero en evaluar intervenciones activas sobre el estilo de vida en mujeres embarazadas. En 2021 una primera investigación demostró que este tipo de alimentación y el manejo del estrés durante el embarazo reducían en más de un 30 % el riesgo de tener un bebé con bajo peso al nacer.

Los investigadores ahora evaluaron también los efectos de las intervenciones en el estilo de vida materno durante el embarazo sobre el neurodesarrollo infantil. Para ello, analizaron los datos a los dos años de vida de 626 niños y niñas mediante un test de Bayley, una prueba estandarizada para medir el neurodesarrollo infantil.

Desarrollo cognitivo y socioemocional

Los resultados del estudio indicaron que los hijos e hijas de las mujeres que siguieron un programa de dieta mediterránea durante el embarazo mostraron mejores resultados en el test, en particular cognitivos (desarrollo sensorial y motor, relación con objetos y formación de conceptos) y socioemocionales (en referencia a las relaciones e interacciones).

Por otro lado, los hijos e hijas de las mujeres que siguieron un programa de reducción de estrés durante el embarazo presentaron mejores resultados en el dominio socioemocional.

“Estos resultados aportan un claro mensaje positivo que empodera a madres y familias. Es posible influir positivamente en la salud del embarazo y del futuro bebé con medidas aplicables con relativa facilidad”, señalan los autores del ensayo clínico.

Dieta mediterránea

Durante los últimos 10 años, diversos estudios han demostrado que las dietas poco saludables o el estrés materno se asociaban a peores resultados en el neurodesarrollo infantil. Sin embargo, este es el primer estudio que valoró intervenciones activas sobre el estilo de vida de mujeres embarazadas.

La dieta mediterránea ha demostrado beneficios muy claros en la prevención de enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas y metabólicas, y del cáncer, ya que se basa en una alimentación rica en verduras, legumbres, pescado, carnes blancas, lácteos, cereales integrales y grasas saludables, como el aceite de oliva virgen extra y las nueces.

Compartir este artículo

Artículos relacionados