Trastorno por atracón: patología desconocida con graves consecuencias para la salud física y emocional

El trastorno por atracón (TA), o también llamado de apetito desenfrenado, es un trastorno grave de la alimentación en el que las personas suelen consumir cantidades muy grandes de alimentos y no son capaces de parar de comer.

“Está caracterizado por episodios recurrentes de atracones, es decir, comer una cantidad de alimentos claramente superior al que la mayoría de las personas consumiría en un tiempo y circunstancias similares y que se presenta al menos una vez a la semana en los últimos 3 meses”, explican desde el Departamento de Psiquiatría de la Clínica Las Condes.

El TA, a diferencia de otras patologías de la conducta alimentaria como la anorexia o la bulimia nerviosa, “no se asocia a conductas que buscan compensar la ingesta o eliminar los alimentos del cuerpo, como los vómitos autoinducidos, uso de fármacos (laxantes o diuréticos), ejercicio extenuante o ayuno”, añaden los especialistas.

Sintomatología

Según los expertos, el TA se presenta en un 2% de la población general, pero existen estudios crecientes que muestran que esta cifra se habría duplicado en los chilenos durante la pandemia.

Esta patología alimentaria se puede presentar en personas de cualquier edad, de todas las etnias y afecta tanto a hombres como mujeres con obesidad, sobrepeso e incluso peso normal. Los especialistas detallan que sus principales síntomas son:

• La sensación de pérdida de control durante la ingesta, seguido de sentimientos de culpa y vergüenza.

• Comer más rápido de lo normal, hasta sentirse incómodos.

• Comer sin hambre.

• Comer solos por la vergüenza de que los demás vean cómo comen.

• Frecuentemente, evitan situaciones cotidianas como salir a comer o reuniones sociales por temor a perder el control sobre lo que comen.

Factores de riesgo

Los médicos advierten que el TA “puede tener graves consecuencias para la salud física y emocional de quienes lo padecen. Está asociado con un mayor riesgo de obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y problemas de salud mental, como la depresión y la ansiedad, empeorando la calidad de vida”.

Los factores de riesgo de esta enfermedad van desde iniciar dietas en etapas precoces de la vida, tener culto a la delgadez, la presión social por ser delgado/a, hasta la baja autoestima o tener alta ansiedad.

“Es clave la promoción de una imagen corporal positiva, fomentar la relación saludable con la comida desde los primeros años de vida, el apoyo social y visibilizar el trastorno por atracón como una enfermedad que tiene tratamiento efectivo en manos de un especialista con el objetivo de mejorar la salud mental, física y calidad de vida de nuestros pacientes”, recomiendan los especialistas.

Fuente: Clínica Las Condes.

Compartir este artículo

Artículos relacionados