Vasectomía: anticoncepción masculina permanente con opción de reversibilidad

La vasectomía es un procedimiento que interrumpe la conducción de espermatozoides y que ha experimentado un aumento significativo en las últimas décadas. Si bien es reconocida como una medida anticonceptiva masculina permanente, también tiene la opción de reversibilidad.

El Dr. Francisco Osorio, andrólogo de la Clínica Alemana, indica que “es posible revertirlo cuando los pacientes reconsideran la paternidad. Se presentan dos alternativas: la reversión del procedimiento o la extracción de espermatozoides del testículo para tratamientos de fertilización”.

En cuanto a la tendencia de este procedimiento en el país, el médico comentó que este fenómeno podría atribuirse a cambios sociales, donde se han desmitificado conceptos erróneos y los hombres han demostrado mayor preocupación por la fertilidad y la anticoncepción en pareja.

Además, el experto resalta que la información más accesible y precisa ha aclarado que la cirugía no conlleva efectos adversos significativos.

Problemas de fertilidad

El Dr. Enrique Bley, andrólogo de la Clínica Dávila, advierte que una vez revertida la vasectomía, “todos los espermatozoides que no estaban saliendo a través del semen, van a volver a hacerlo, pero hay otros factores que podrían afectar la fertilidad”.

Según el profesional, para definir si la vasectomía es reversible o no y que las posibilidades de concebir sean altas, es importante considerar al menos tres elementos en la pareja.

1. Deben haber pasado menos de 10 años desde que el paciente se realizó la vasectomía. Después de este periodo, las probabilidades disminuyen considerablemente.

2. La mujer debe estar en edad fértil. Pasados los 35 años, es muy complejo que una mujer pueda quedar embarazada de un hombre que revirtió una vasectomía.

3. Es necesario que ambos chequeen si es que tienen algún otro tipo de problema que pudiera favorecer la infertilidad.

El Dr. Bley explica que, si se cumplen todos estos requisitos, existe alrededor de un 65 a 70% de probabilidades de que ese hombre pueda tener hijos a dos años de realizada la vasectomía reversa.

A diferencia de la vasectomía, la cirugía de reversa es más larga y compleja, porque se tiene que desarrollar una microcirugía, en la que, mediante un microscopio, se buscan los conductos deferentes que fueron cortados.

“Una vez encontrados, debe comenzar a unirlos con materiales de sutura tan pequeños, que son casi invisibles sin el microscopio, lo que le lleva al especialista aproximadamente una hora en pabellón”, dice el andrólogo.

Compartir este artículo

Artículos relacionados