Peligros de la automedicación con antibióticos: mitos y verdades sobre su uso

Entre el 18 y el 24 de noviembre de cada año, se conmemora la Semana Mundial de Concientización sobre el uso de los Antimicrobianos, que busca educar a la población en el uso responsable de este tipo de medicamentos, ya que el consumo descontrolado de antibióticos, antivíricos, antifúngicos y antiparasitarios puede ser perjudicial para la salud.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), para el año 2050 se estima el fallecimiento de 10 millones de personas a consecuencia de infecciones bacterianas resistentes a los antibióticos, lo que grafica el alto riesgo al que se exponen las personas que los consumen sin prescripción médica.

Javier Medel, químico farmacéutico del Departamento de Planificación y Coordinación de la Red del Servicio de Salud Metropolitano Central (SSMC), recuerda que estos fármacos son empleados para el tratamiento de determinadas enfermedades bacterianas.

“Si bien es cierto la resistencia a los antimicrobianos es un fenómeno natural con el tiempo, el uso indebido y excesivo de estos medicamentos, sobre todo sin indicación médica, acelera ese proceso. Esto, por mecanismos que contrarrestan la acción del fármaco y de esta forma sobreviven al tratamiento, disminuyendo o anulando su efecto”, explica.

En complemento a la previsión de la OMS, el experto explica que “se anticipa un número creciente de muertes de pacientes con infecciones graves por falta de disponibilidad de tratamientos antimicrobianos, debido a la resistencia generada”.

Además, pueden producir reacciones adversas graves como alteraciones en la piel, gastrointestinales e incluso alteraciones del sueño”.

Mitos y verdades

El químico farmacéutico profundiza en esta materia, entregando algunas recomendaciones y abordando difundidos mitos sobre el uso de los antibióticos.

Los antibióticos se utilizan para enfermedades virales: FALSO, las infecciones virales no requieren tratamiento con estos medicamentos.

Las infecciones gastrointestinales se tratan con antibióticos: FALSO, un porcentaje muy pequeño de éstas necesita de ellos, ya que la mayoría son virales. Solamente las infecciones más graves y severas, que requieren hospitalización, deben ser evaluadas si ameritan o no tratamiento antibiótico.

Las alergias se tratan con antibióticos: FALSO, por ejemplo, una rinitis no requiere tratamiento con estos fármacos.

La medicación antibiótica puede ser permanente en el tiempo: FALSO, estos tratamientos deben ser tomados tal como fue indicado por el médico, respetando las dosis, horarios y tiempos.

Un resfrío o el Covid requieren de antibióticos: FALSO, la mayoría de las infecciones respiratorias no requieren de su uso, a menos que la patología desencadene en una infección bacteriana.

La automedicación con antibióticos trae problemas a largo plazo: VERDADERO, es un riesgo para la salud, además que potencialmente pueden crear resistencias.

Los posibles efectos adversos de un antibiótico son mínimos: FALSO, pueden ir desde vómitos hasta hinchazón en las mucosas dificultando la respiración, lo que requiere atención de urgencia.

Para comprar antibióticos solicitan receta médica: VERDADERO, también deben ser adquiridos en farmacias autorizadas y nunca comprarlos en la calle o en ferias libres, porque pueden ser falsificados. Además, no hay certeza que su almacenamiento sea el adecuado y que se mantengan sus propiedades farmacológicas.

“El uso responsable de antibióticos es tarea de todos, por lo que el llamado a la población es a proteger nuestra salud y el futuro de este invaluable recurso médico”, sremarca Medel.

Compartir este artículo

Artículos relacionados