El aporte de la vitamina D para una buena salud del corazón

Es común escuchar o leer sobre las ventajas de la vitamina D para la piel, la energía y la resistencia ósea. Pero este nutriente también puede ser especialmente beneficioso para la salud del corazón.

Se trata de una biomolécula fundamental para múltiples procesos del cuerpo humano. No obstante, el 52% de las mujeres en edad fértil y el 59% de los mayores de 65 años presenta algún grado de deficiencia de vitamina D en Chile, según la última Encuesta Nacional de Salud.

Además, es muy probable que quienes viven con insuficiencia cardiaca tengan una deficiencia de vitamina D, según la American College of Cardiology.

Aumentar la ingesta de esta vitamina puede mejorar la salud del corazón y la calidad de vida.

Insuficiencia cardíaca y vitamina D

En Chile, 25,5% de las personas tienen riesgo cardiovascular alto, según la Encuesta Nacional de Salud. Normalizar el nivel de vitamina D resulta crucial, ya que ésta permite mejorar la función cardiaca, de acuerdo con el American College of Cardiology.

La carencia de vitamina D es difícil de detectar a simple vista. Algunas personas no presentan síntomas, mientras que otras tienen dolores y molestias o se sienten más cansadas de lo habitual. La falta de vitamina D también puede causar dolor y debilidad en los huesos, lo que puede dificultar la marcha y la movilidad, según Clínica Mayo.

“Si usted vive con insuficiencia cardíaca congestiva, es una buena idea que consulte a su médico para tener más información sobre sus niveles de vitamina D”, indica la Dra. Milagro Sosa, Directora Médica de Abbott.

Cómo la vitamina D mejora la salud del corazón

Son varias las formas en que el aumento en la ingesta de vitamina D podría resultar beneficioso para las personas con insuficiencia cardíaca.

Un estudio publicado en la revista del American College of Cardiology constató que, al cabo de 12 meses, las personas que tomaron suplementos de vitamina D presentaron una mejor función cardiaca que las que recibieron placebo.

“Las personas con insuficiencia cardiaca pueden conversar con su médico tratante sobre la posibilidad de incluir la vitamina D a su tratamiento prescrito, para contribuir de manera segura y asequible a mejorar su salud”, indica la Dra. Milagro Sosa.

Consejos para obtener suficiente vitamina D

Los cambios en la dieta son una forma sencilla de aumentar la ingesta de esta vitamina. Ésta se encuentra de modo natural en alimentos como los huevos, el queso, la leche y la mantequilla. Así también, los pescados grasos y el hígado de vacuno son una gran fuente de vitamina D6.

La leche y la harina producidas en Chile serán fortificadas con vitamina D3 (colecalciferol) desde julio de 2024, cuando entre en vigencia el decreto 48 del Ministerio de Salud, establecido para aumentar la ingesta de este nutriente en el país.

“Si su nivel de vitamina D es especialmente bajo y vive con insuficiencia cardíaca congestiva, es posible que su médico le recomiende tomar suplementos con regularidad”, dice la Dra. Sosa.

Cuidado con el exceso

Aun cuando el consumo de vitamina D puede tener beneficios para la salud, la Dra. Milagro Sosa advierte que se debe evitar tomar dosis elevadas de suplementos durante largos periodos de tiempo.

“Es importante seguir las indicaciones del médico al respecto”, señala la especialista.

Compartir este artículo

Artículos relacionados