Sedación paliativa: reducir la conciencia de un paciente terminal para aliviar síntomas refractarios

La sedación paliativa corresponde a la administración deliberada de fármacos, en las dosis y combinaciones requeridas, para reducir la conciencia de un paciente con enfermedad avanzada o terminal, para aliviar adecuadamente uno o más de los síntomas refractarios.

Esta acción requiere el consentimiento explícito, implícito o delegado, es decir, su administración debe ser realizada en el contexto de una enfermedad terminal, donde no existe en la actualidad una intervención terapéutica que logre mejorar esa enfermedad.

Ximena Farfán, académica de la Facultad de Enfermería y Obstetricia de la Universidad de los Andes explica que “los síntomas refractarios son aquellos síntomas que no pueden ser adecuadamente controlados a pesar de intensos esfuerzos para identificar un tratamiento tolerable que no comprometa la conciencia del paciente”.

“Algunos de ellos pueden ser dolor extremo, vómitos incontrolables, ansiedad o angustia extrema, sensación de falta de aire intolerable, sangrado masivo, entre otros”, detalló la docente.

Consenso multidisciplinario

Farfán señala que la sedación paliativa debe ser fruto de un consenso del equipo multidisciplinario que atiende al paciente, así como por el enfermo, y cuando éste no pueda consentir lo hará su familia o su representante.

“Se debe considerar que la sedación terminal paliativa se utiliza en el período de agonía, es decir, en período de fin de vida, cuando el paciente está cercano a la muerte”, precisó.

Además, indica que es importante hacer dicha distinción, ya que refuerza, como principio ético ineludible, que la sedación paliativa se realice en el contexto temporal de los últimos días de vida del paciente con enfermedad terminal.

Respecto de las formas de administración, la docente detalla que existen diferentes las formas profunda o superficial, intermitente o continua. Puede realizarse en el ámbito hospitalario o domiciliario, siempre con un adecuado acompañamiento, monitorización y manejo del equipo de salud.

“Es importante señalar el término de proporcionalidad. Es decir que la disminución de la conciencia del paciente debe ser sólo en grado suficiente para conseguir el alivio deseado y nunca más allá de lo estrictamente necesario. Este es su objetivo”, puntualiza.

Fuente: Universidad Los Andes.

Compartir este artículo

Artículos relacionados