Investigación sugiere que cambiar a una dieta más saludable podría añadir 10 años de vida

Un estudio descubrió que cambiar de una dieta occidental típica a un régimen más saludable podría añadir 10 años de vida a la persona promedio de mediana edad.

La investigación publicada en la revista Nature Food fue realizada por un equipo internacional de especialistas en salud pública, investigadores de adicciones, profesionales de la salud cardiovascular y metabólica y nutricionistas, que analizó datos dietéticos de las personas incluidas en el estudio del Biobanco del Reino Unido.

Investigaciones anteriores han demostrado que las dietas poco saludables provocan más de 75.000 muertes prematuras cada año sólo en el Reino Unido. Otros estudios han sugerido que patrones alimentarios más saludables podrían reducir el riesgo de muerte prematura en las personas que viven en Estados Unidos.

En este nuevo esfuerzo, el equipo de investigación accedió a datos del estudio UK Biobank, involucrado en la investigación de las contribuciones de la predisposición genética versus la exposición ambiental con respecto al desarrollo de enfermedades en las personas. En funcionamiento desde 2006, recopila cantidades masivas de datos de medio millón de voluntarios en el Reino Unido, todos inscritos entre 40 y 69 años. El plan es seguir la salud de los inscritos durante al menos 30 años.

Cambio a lo largo de los años

Para este nuevo estudio, los investigadores observaron específicamente los hábitos alimentarios de todos los voluntarios del banco de datos. Para obtener más información sobre el impacto del comportamiento alimentario en la esperanza de vida, agruparon a las personas por patrones alimentarios y observaron cómo cambiaban a lo largo de los años.

Al comparar los resultados de las personas que cambiaron de patrones de alimentación no saludables a patrones de alimentación saludables con los de las personas que no cambiaron a dietas más saludables, descubrieron que un cambio hacia una alimentación más saludable podría agregar años a la esperanza de vida.

Más específicamente, encontraron que las personas de mediana edad que cambiaron de una dieta poco saludable a una dieta saludable y mantuvieron este patrón agregaron en promedio casi 10 años a su vida. Cambiar más tarde en la vida también añadió años, pero no tantos.

Los investigadores sugieren que los gobiernos y las autoridades sanitarias podrían aprovechar las políticas para mejorar la esperanza de vida de las personas en general, como añadir impuestos a los alimentos no saludables y subsidiar los que son saludables.

Compartir este artículo

Artículos relacionados