Estudio demuestra que las células inmunitarias defectuosas están entrenadas para volverse saludables

Un nuevo estudio demuestra que las células inmunes inmaduras que pueden atacar los propios tejidos de una persona, conocidas como autorreactivas, se liberan en partes periféricas del cuerpo donde pueden convertirse en células inmunes sanas.

Este hallazgo refuta la creencia general que las células inmunes fueron eliminadas antes de abandonar el timo. Los resultados, publicados en la revista Science, tienen implicancias importantes para la comprensión de las enfermedades autoinmunes y el cáncer.

El timo es un órgano en el pecho que alberga las células inmunes en desarrollo hasta que alcanzan la madurez y se liberan al torrente sanguíneo, momento en el que atacan y matan las células cancerosas u otros patógenos dañinos.

Sin embargo, a veces pueden formarse incorrectamente o mutar, provocando enfermedades autoinmunes cuando se dirigen por error a los propios tejidos de una persona.

Células autorreactivas

“Durante mucho tiempo, los científicos pensaron que el timo detendría las células T que causan enfermedades autoinmunes, matándolas antes de que pudieran abandonar el timo. Pero descubrimos que, de hecho, esas células autorreactivas no mueren en el timo”, explica el Dr. Mohamed Elsherif Badr, participante del estudio.

El equipo de científico descubrió que algunas células T en desarrollo pueden abandonar el timo antes de alcanzar la madurez. Los experimentos posteriores confirmaron que las células inmaduras que fueron “desalojadas” del timo eran autorreactivas.

Sin embargo, cuando los investigadores rastrearon estas células desalojadas a lo largo del tiempo, descubrieron que las células terminaron madurando hasta convertirse en células T CD8 sanas y no autorreactivas.

Combatir el cáncer

En el futuro, dice el Dr. Badr, “nos gustaría investigar por qué estas células inmunitarias se están volviendo tolerantes fuera del timo, cómo aprovecharlas para tratar enfermedades autoinmunes o cómo activarlas en el contexto de los cánceres”.

El Dr. Alfred Singer, supervisor del estudio, señala que debido a que las células T CD8 son células inmunes críticas para combatir el cáncer, es muy posible que las células T que combaten el cáncer provengan de este grupo de CD8 inmaduros y desalojados.

Fuente: Instituto Nacional del Cáncer (Estados Unidos).

Compartir este artículo

Artículos relacionados