OMS advierte que el cambio climático está perjudicando la salud y el bienestar humano

En vísperas de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP28), la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un informe que incluye algunas medidas necesarias para garantizar que la salud esté integrada en los planes nacionales para combatir el cambio climático.

“El cambio climático ya está perjudicando la salud y el bienestar humano”, dice la OMS. “Desde el aumento de la incidencia y propagación de patologías transmitidas por vectores; así como el aumento de enfermedades cardiovasculares y respiratorias causadas por el calor extremo y la contaminación del aire respectivamente, los impactos del clima en la salud humana son ineludibles”, consigna el texto.

El doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, aseguró que “la salud de los seres humanos y nuestro planeta están indisolublemente ligadas y, tras años de promesas, se necesita urgentemente una acción rápida para proteger a ambos”.

Integración de estrategias

La OMS destaca que se han logrado avances significativos en la integración de la salud en las contribuciones determinadas a nivel nacional (CDN) y las estrategias de desarrollo y bajas emisiones a largo plazo (LEDS).

El 91% de las CDN disponibles ahora incluyen consideraciones de salud, en comparación con el 70% de las que informaron en 2019. Además, se están desarrollando cada vez más objetivos y políticas climáticas inclusivas y que promueven la salud para la mitigación, la adaptación, medios de implementación, pérdidas y daños, y estrategias de desarrollo sostenible a largo plazo.

«Los países han logrado avances significativos en el reconocimiento de la amenaza del cambio climático para la salud humana y planetaria en sus planes, pero necesitamos que estos compromisos se amplíen, se aceleren y se financien adecuadamente», indicó la doctora María Neira, directora del Departamento de Medio Ambiente, Cambio Climático y Salud de la OMS.

Acción urgente

A pesar de los progresos, alerta el reporte, aún existen grandes brechas en las acciones que se están tomando. Una acción ambiciosa en materia de contaminación atmosférica salvará vidas, pero solo el 16% de las CDN incluyen objetivos independientes, medidas o políticas para reducir la contaminación del aire.

La contaminación del aire ambiente (exterior) y en los hogares causan alrededor de siete millones de muertes prematuras al año por cardiopatías isquémicas, accidentes cerebrovasculares, cáncer de pulmón y enfermedades respiratorias como el asma y la neumonía.

Al intensificar las acciones para reducir las emisiones de carbono, los países también verán beneficios más amplios para la salud. Por ejemplo, fomentar los desplazamientos a pie y en bicicleta y apoyar la transición hacia dietas sostenibles y saludables mejora la salud al mismo tiempo que reduce los impactos en el clima.

Compartir este artículo

Artículos relacionados