Investigación revela que el 78% de los escolares no cumple con las recomendaciones de actividad física

Académicos del Centro de Investigación en Alfabetización Motriz (CIAM) de la Universidad de La Frontera (UFRO) analizaron el comportamiento activo en diferentes perfiles de niñas y niños de la región de La Araucanía, revelando que el 78% mostró bajos niveles de competencia motriz y que muy pocos cumplen con las recomendaciones de actividad física.

La investigación, titulada “Competencia motriz, motivación y disfrute en educación física para perfilar a los niños en relación con las conductas de actividad física”, tuvo como objetivo comprender de qué manera la competencia motriz y las variables motivacionales se relacionan con los niveles de actividad física en escolares.

La competencia motriz, entendida como la capacidad de realizar tareas motrices con éxito, es una las primeras acciones que se debe fomentar en la infancia para lograr un desarrollo integral, ya que permite realizar acciones básicas como montar una bicicleta, correr, saltar la cuerda, entre otros juegos y actividades.

Algo tan cotidiano como estas acciones se puede transformar en una dificultad para quienes no logran desarrollar estas aptitudes, generándoles angustia y frustración, lo que puede derivar en la falta motivación al momento de desarrollar actividades físicas, trayendo como consecuencia el riesgo de generar problemas de sobrepeso debido al sedentarismo.

Consecuencias para la salud

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en su informe sobre las directrices sobre actividad física y hábitos sedentarios, señaló que tanto niñas, niños y adolescentes deben realizar al menos un promedio de 60 minutos de actividad física diaria a lo largo de la semana, principalmente aeróbica de intensidad moderada a vigorosa.

Según el estudio, no se está logrando completar estas recomendaciones, lo que sumado a bajos niveles de competencia motriz puede traer múltiples consecuencias a la salud, tanto en la adolescencia como en la adultez.

La investigación, que contó con la colaboración de profesionales de España, Suiza y Alemania y fue publicada en la revista “Physical Education and Sport Pedagogy”, se desarrolló en establecimientos educacionales de La Araucanía a 730 escolares de 5° y 6° año básico.
Los escolares que presentaron una alta percepción de competencia y altos niveles de motivación y disfrute hacia sus clases de Educación Física, realizaban más actividad física y presentaban un menor índice de masa corporal.

El Dr. Jaime Cárcamo, director del CIAM UFRO, sostuvo que la investigación demostró que el nivel motriz y de actividad física de los escolares, permite comprender cómo la percepción de competencia y la motivación pueden ser factores determinantes para el desarrollo de las habilidades motrices y de la práctica regular de actividad física.

“Esta relación es fundamental no solo para la educación física en las escuelas, sino también para la promoción de la actividad física en la sociedad. Tenemos niños muy motivados, pero sus ganas contrastan con la efectividad en realizar tareas como dar bote a una pelota de tenis en una pared y atraparla, o algo tan común como saltar la cuerda, una acción que más del 80% de la muestra no logra ejecutar”, aseveró Cárcamo.

El Dr. Isaac Estevan, académico de la Universidad de Valencia (España) y uno de los coautores del estudio, indicó que “el impacto de esta investigación no se limita a la comunidad académica, ya que sus conclusiones tienen importantes implicaciones para la enseñanza de la Educación Física en los centros educativos y la promoción de un estilo de vida activo y saludable”.

Los resultados, añadió el docente, “también pueden influir en la forma en que se aborda la motivación en el ámbito del deporte y la actividad física en general, por lo que esperamos que este trabajo sea muy útil para los profesores y profesoras de Educación Física y para quienes tienen que tomar decisiones políticas en esta área”.

Acciones necesarias

El estudio determinó que existe un grupo que se siente motivado hacia sus clases de Educación Física y que las disfruta, lo que podría ser aprovechado para que, a través de estrategias pedagógicas, se puedan mejorar las habilidades motrices y consolidar esa motivación hacia las actividades físicas.

Los investigadores del CIAM recomiendan que, dentro de lo posible, la familia pueda promover la competencia motriz con acciones como jugar con los niños, o llevarlos a las plazas de juegos, además de disminuir los tiempos en donde pasen sentados o en frente de las pantallas de televisión de celulares.

Fuente: Universidad de la Frontera.

Compartir este artículo

Artículos relacionados