Los beneficios del consumo de frutos secos, especialmente para los niños

Diversos estudios plantean que los frutos secos son un alimento saludable, tanto para adultos como para los niños. Además de ser ricos en hierro, cuentan con un alto porcentaje de grasas naturales, como el ácido oleico, el potasio, el zinc y el omega 6 y 3, los que fortalecen el sistema cardiovascular, la memoria y el cerebro.

Un estudio publicado por The Lancet Haematology afirma que entre 1990 y 2021 la anemia en el mundo aumentó a 420 millones de casos.

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que el 24,8% de la población a lo largo del planeta padece anemia, siendo las mujeres y los niños los grupos más afectados.

Los frutos secos son alimentos ricos en diversos nutrientes, por lo que se aconseja fomentar su consumo en los niños mayores de 5 años.

En menores entre los 4 y los 8 años de edad se recomienda el consumo de 10 mg de hierro diario. Estas cantidades pueden ser conseguidas con el consumo de pistachos, almendras y nueces.

Gabriela Fernández, nutricionista de Saluta, destaca que “los frutos secos, por su alto contenido energético, son excelentes para lograr que los niños lleguen a su requerimiento nutricional sin comprometer su capacidad gástrica. Recordemos que por el tamaño de sus estómagos, algunas veces se pueden sentir muy llenos y puede llegar a ser un reto lograr que consuman todo lo que necesitan, especialmente si son muy activos”.

Principales beneficios:

• Ricos en grasas saludables: los frutos secos son alimentos ricos en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, con un efecto cardioprotector y de prevención colesterol. En el caso de los niños, son claves para un buen desarrollo y rendimiento intelectual.

• Fuente de minerales y fibra: algunos de los minerales presentes en los frutos secos son: calcio, magnesio, potasio, selenio, zinc, entre otros. Por su parte, la fibra ayuda a evitar el estreñimiento y a reducir el riesgo de enfermedades al corazón.

• Altas cantidades de vitamina E: este antioxidante, es también conocido como tocoferol o alfa – tocoferol, resulta útil para prevenir problemas oculares en los niños. Si bien, todos los frutos secos contienen altas cantidades de vitamina E, son las almendras las que más contienen estos compuestos, con 24,2 mg por cada 100 gramos.

• Prevención de la anemia: la incapacidad de nuestro cuerpo de producir vitamina B12, vitamina C, ácido fólico o hierro puede ser combatida con el consumo de carne, legumbres y frutos secos.

Cómo incluir los frutos secos en la dieta de los niños

Una buena alimentación es fundamental durante los primeros años de vida al ser una etapa importante del crecimiento y desarrollo del cerebro.

La nutricionista Gabriela Fernández entrega algunas ideas para incluir su consumo de manera segura:

• En forma de mantequillas para usarlas con pan, fruta o yogurt.

• Agregarlas a batidos que incluso pueden congelarse y hacerse en forma de helados.

• Como harinas (de almendra o de maní) para incluir una parte en recetas de queques o brownies.

Compartir este artículo

Artículos relacionados