¿Cómo la microbiota intestinal protege nuestro cerebro?

La microbiota, población microbiana presente en los diferentes ecosistemas en el cuerpo, ha ido cobrando un interés creciente durante los últimos años. Hoy se sabe de su importancia para la maduración del sistema inmune del recién nacido, en su desarrollo y en el equilibrio de su salud gastrointestinal.

También se conoce que una flora de buena calidad cumple diversas funciones nutricionales, como la producción de vitaminas K, B6, B12 y B9, que son absorbidas y aprovechadas por el organismo.

Pero también se determinó que la microbiota tiene un rol en el funcionamiento del cerebro.

“Estudios han postulado que hay una relación bidireccional entre la microbiota y nuestro cerebro, señalando los efectos de uno sobre el otro”, indica la Dra. Milagro Sosa, directora Médica de Abbott.

De acuerdo con un artículo de la revista Neurología, esta relación podría darse por tres vías: el nervio vago, la vía sistémica (mediante la liberación de hormonas, metabolitos y neurotransmisores) y el sistema inmune (por la acción de las citocinas).

“Para mantener una microbiota sana y equilibrada, y beneficiar nuestro cerebro, es clave mantener buenos hábitos de salud y una alimentación equilibrada, donde los probióticos juegan un rol clave”, agrega la Dra. Sosa.

Microbiota saludable

De acuerdo con Mayo Clinic, los probióticos son alimentos o suplementos que contienen microorganismos vivos destinados a mantener o mejorar las bacterias “buenas” del cuerpo, es decir, la microbiota normal.

La Dra. Sosa aclara que su efectividad depende de la cepa, ya que actúan por diversos mecanismos.

“El género es Lactobacillus, pero no todos son iguales y no todos son probióticos. El probiótico Lactobacillus rhamnosus es uno de los más estudiados y documentados respecto de sus beneficios para nuestra salud y bienestar, en adultos y niños”, indica la facultativa.

Otros probióticos muy estudiados y documentados son Bifidobacterium animalis y el Lactobacillus reuteri Protectis. Este último es una bacteria probiótica que ayuda a las bacterias beneficiosas a restablecer el equilibrio natural del intestino.

Los probióticos están presentes en alimentos, bebidas, productos lácteos, en comidas o bebidas fermentadas por diferentes microorganismos en productos en base a leche, y en alimentos como el kimchi (coliflor fermentada) de Corea del Sur o el sauerkraut (chucrut) alemán.

Compartir este artículo

Artículos relacionados