Cuáles son los riesgos del humo de los incendios forestales y cómo prevenirlos

En las últimas semanas, seis regiones del país se han visto afectadas por una ola de incendios forestales que, hasta el momento, según los más recientes datos del Ministerio de Vivienda, han dañado entre 3.000 y 5.000 hogares, además de dejar más de 100 víctimas fatales en la región de Valparaíso.

Además de los devastadores efectos en ciudades como Viña del Mar, Quilpué y Villa Alemana, el humo de los incendios puede generar daños y es necesario evitar la exposición-

El Dr. Mauricio Salinas, broncopulmonar de la Clínica Santa María, explica que “el humo producido por el fuego es nocivo para la salud ya que contiene partículas y gases que tienen un efecto irritante en la vía aérea y, por lo tanto, producen síntomas respiratorios como tos, irritación ocular, náuseas y dolor de cabeza”.

El Dr. Mauricio Cancino, médico internista de la Clínica Ciudad del Mar, agrega que “la evidencia científica ha demostrado que las partículas finas y ultrafinas alcanzan los alveolos pulmonares, penetran la circulación sanguínea y se depositan en el corazón, lo que refuerza la posibilidad de efectos extrapulmonares y también a distancia”.

En algunos casos, aumenta el riesgo de desarrollar diabetes mellitus y distintos tipos de cáncer como tumores cerebrales o cáncer de pulmón, según detalla el profesional.

E Dr. Jorge Yáñez, broncopulmonar de la Clínica Biobío, señala que “a mediano plazo, la exposición a estas partículas tóxicas puede generar una mayor predisposición a diversos tipos de infecciones respiratorias, ya sean virales, bacterianas, incluso tuberculosis. Asimismo, a largo plazo, puede provocar enfermedades pulmonares como el EPOC”.

Grupos de riesgo

En cuanto a los grupos de riesgo más expuesto a este tipo de siniestros, la Dra. Natalia Vidal, urgencióloga de la Clínica Dávila Vespucio, plantea que “las personas más afectadas en estas situaciones son aquellas con patologías de base, adultos mayores, niños, embarazadas y personas con enfermedades respiratorias crónicas como asma. También pacientes con otras comorbilidades como patologías cardiovasculares o renales y aquellos con alguna inmunosupresión”.

La Dra. Gema Pérez, broncopulmonar de la Clínica Dávila, agrega que “en los pacientes asmáticos y pulmonares crónicos, debe recurrirse primero al uso de corticoides orales, según lo que ha sido indicado por su médico, y al salbutamol”.

Alejandra Palma, médico de la Central de Operaciones de Help, detalla que los síntomas de intoxicación por humo son: “dolor de cabeza, mareo, debilidad, náuseas, vómitos, dolor de pecho, tos persistente, dificultad respiratoria con un silbido al respirar, conjuntivitis y confusión o incluso desmayos”.

Medidas preventivas frente al humo de los incendios:

• No salir
• Utilizar purificadores de aire o aire acondicionado con circulación de aire
• Cerrar puertas y ventanas
• Utilizar paños húmedos para sello de ventanas o puertas
• Usar paños húmedos sobre nariz y boca

“Si tiene que estar fuera de casa, no haga actividades de alta intensidad física como ejercicios aeróbicos, bicicleta, correr o trotar. Las mascarillas N95 pueden ayudar un poco a filtrar el material particulado en suspensión, pero lo ideal es permanecer el menor tiempo posible afuera ante la presencia de estas nubes de gas tóxico”, recomienda el Dr. Mauricio Salinas.

Compartir este artículo

Artículos relacionados