¿Cómo prevenir las infecciones gastrointestinales durante el verano?

Con la llegada del verano, las altas temperaturas, los cambios alimenticios y las reuniones sociales se encuentran en su apogeo. Así, la temporada trae consigo disfrute y descanso, pero también riesgos de infecciones gastrointestinales causadas por el crecimiento de bacterias y la descomposición de los alimentos.

Según menciona el Dr. Cristián Montenegro, gastroenterólogo del Hospital Clínico de la Universidad de Chille, “en esta época del año aumentan las enfermedades infecciosas del tubo digestivo, las diarreas, las gastroenteritis agudas, bacterianas y virales producto de dos situaciones: el aumento de los insectos que actúan como vectores y el calor que favorece la descomposición de los alimentos y que facilita la proliferación o el crecimiento de las bacterias”.

Síntomas

Las infecciones digestivas producen manifestaciones clínicas como dolor abdominal del tipo cólico con intensidad variable, náuseas, vómitos y diarrea más prolongadas de lo habitual. Estás últimas pueden ser líquidas -que son las más frecuentes- o pueden estar acompañadas con depósitos de sangre.

¿Cuándo acudir a un especialista?

La situación es compleja cuando el paciente no es capaz de tolerar la cantidad de líquidos suficientes para mantenerse hidratado. Sin embargo, hay otros síntomas a los cuales hay que tomar especial atención:

• Compromiso de conciencia

• Fiebres sobre 38° que persisten por más de ocho horas

• Sangre en las deposiciones

• Personas con enfermedad crónicas que presentan descompensaciones de sus diagnósticos base.

“Un paciente, por ejemplo, que presenta daño hepático crónico y experimenta compromiso en su nivel de conciencia, debe acudir de inmediato a servicios de urgencias. Asimismo, un paciente diabético que muestra descontrol en sus niveles de glucosa, o aquellos con insuficiencia cardiaca o insuficiencia renal que manifiestan edema en las extremidades inferiores, también deben buscar atención médica. Sin embargo, síntomas como diarrea persistente, dificultad para la hidratación, fiebre y presencia de sangre en las deposiciones, son señales más comunes y críticas que requieren una pronta intervención”, detalló el Dr. Montenegro.

Consejos de prevención

Para garantizar que la época estiva esté libre de malestares e infecciones estomacales, es esencial adoptar medidas preventivas.

Frente a ello, el gastroenterólogo remarcó que “la manipulación de los alimentos es crucial durante esta temporada de calor”, y entregó los siguientes consejos:

• Es importante mantener los alimentos refrigerados para evitar que permanezcan más de 30 minutos o una hora a temperatura ambiente, ya que esto favorece la descomposición.

• Cuando se deja una ensalada o una fruta en la superficie, es necesario cubrirla para evitar que los insectos se posen sobre ella y se conviertan en vectores de gérmenes.

• El lavado de manos es fundamental, ya que muchas de estas infecciones son de transmisión fecal-oral.

• Es importante lavar adecuadamente las verduras y frutas y refrigerar los alimentos, para así evitar que pierdan la cadena de frío, especialmente aquellos más propensos a la proliferación bacteriana, como las carnes, mariscos, cremas y mayonesa, que debido a su contenido graso favorecen el crecimiento de bacterias.

• Se recomienda cocinar todos los alimentos y evitar el consumo de mariscos crudos y cebiches, ya que pueden ser un caldo de cultivo para las bacterias.

Compartir este artículo

Artículos relacionados