Una nueva técnica tiene el potencial para transformar la detección del cáncer de mama

Una innovadora técnica de imágenes de mama proporciona una alta sensibilidad para detectar el cáncer y al mismo tiempo reduce significativamente la probabilidad de resultados falsos positivos, según un estudio publicado en Radiology: Imaging Cancer.

Los investigadores dijeron que la técnica tiene el potencial de ofrecer pruebas de detección del cáncer de mama más confiables para una gama más amplia de pacientes.

La mamografía es una herramienta de detección eficaz para la detección temprana del cáncer de mama, pero su sensibilidad se reduce en el tejido mamario denso. Esto se debe al efecto de enmascaramiento del tejido fibroglandular denso que lo recubre. Dado que casi la mitad de la población sometida a pruebas de detección tiene mamas densas, muchas de estas pacientes requieren imágenes mamarias adicionales, a menudo con resonancia magnética, después de la mamografía.

La mamografía por emisión de positrones (PEM) de dosis baja es una nueva técnica de imágenes moleculares que proporciona un rendimiento diagnóstico mejorado con una dosis de radiación comparable a la de la mamografía.

Para el estudio, 25 mujeres, con una edad promedio de 52 años, recientemente diagnosticadas con cáncer de mama, se sometieron a PEM en dosis bajas con el radiotrazador fluorodesoxiglucosa marcado con flúor 18 ( 18 F-FDG). Dos radiólogos de mama revisaron las imágenes PEM tomadas una y cuatro horas después de la inyección de 18 F-FDG y correlacionaron los hallazgos con los resultados de laboratorio.

La PEM mostró un rendimiento comparable al de la resonancia magnética, identificando 24 de los 25 cánceres invasivos (96%). Su tasa de falsos positivos fue sólo del 16%, en comparación con el 62% de la resonancia magnética.

Reducir costos

Junto con su fuerte sensibilidad y su baja tasa de falsos positivos, la PEM podría potencialmente reducir los costos de atención médica posteriores, ya que este estudio muestra que puede evitar más estudios innecesarios en comparación con la resonancia magnética. Además, la tecnología está diseñada para administrar una dosis de radiación comparable a la de la mamografía tradicional sin la necesidad de comprimir los senos, lo que a menudo puede resultar incómodo para las pacientes.

“La integración de estas características (alta sensibilidad, menores tasas de falsos positivos, rentabilidad, niveles de radiación aceptables sin compresión e independencia de la densidad mamaria) posiciona esta modalidad de imagen emergente como un posible avance innovador en la detección temprana del cáncer de mama”, dijo la autora principal del estudio, Dra. Vivianne Freitas, profesora asistente de la Universidad de Toronto.

“Como tal, promete transformar el diagnóstico y la detección del cáncer de mama en un futuro próximo, complementando o incluso mejorando los métodos de imagen actuales, lo que marca un importante paso adelante en la atención del cáncer de mama”, remarcó.

Según la Dra. Freitas, la PEM en dosis bajas ofrece usos clínicos potenciales tanto en entornos de detección como de diagnóstico.

“Para la detección, su capacidad para funcionar eficazmente independientemente de la densidad mamaria aborda potencialmente una deficiencia significativa de la mamografía, particularmente en la detección de cánceres en mamas densas donde las lesiones pueden quedar ocultas. También presenta una opción viable para pacientes de alto riesgo que padecen claustrofobia o tienen contraindicaciones para la resonancia magnética”, señaló.

La tecnología también podría desempeñar un papel crucial en la interpretación de resultados inciertos de las mamografías, la evaluación de la respuesta a la quimioterapia y la determinación de la extensión de la enfermedad en el cáncer de mama recién diagnosticado, incluida la afectación de la otra mama.

Compartir este artículo

Artículos relacionados