Senadores crearán estatuto para asegurar y proteger la salud mental de los chilenos

Según el Termómetro de la Salud Mental en Chile ACHS-UC, un 45,9% de la población del país considera que su estado de ánimo es peor o mucho peor que antes de la pandemia. Y es que incluso antes de la emergencia sanitaria, los índices de enfermedades mentales y el uso asociado de medicamentos ha tenido una fuerte alza.

Es por ello, que los senadores Juan Antonio Coloma, Carolina Goic, Ena Von Baer, Ricardo Lagos y Rabindranath Quinteros, presentaron un proyecto de ley que busca crear el Estatuto de aseguramiento, protección y promoción de la salud mental. El objetivo es llenar un vacío en el ordenamiento jurídico de Chile, consagrando el deber del Estado y organismos, públicos y privados, para asegurar, proteger y promover el cuidado de la salud mental.

El estatuto que se busca instaurar apunta a que todos los órganos del Estado, los colegios, universidades, unidades productivas, entre otros, adopten la cultura de la salud mental y el ambiente sano de trabajo o convivencia, basados en el respeto y la dignidad de la persona humana.

De este modo, el proyecto define salud mental como “el estado de bienestar emocional, psicológico y social, que le permite a la persona adaptarse y afrontar las tensiones recurrentes de la vida diaria, desde el nacimiento y hasta su muerte”.

En lo específico, la iniciativa consagra el deber de todos los órganos del Estado de velar por la salud mental de sus funcionarios; consagra la obligación de los empleadores, en los mismos términos; y obliga a todo establecimiento educacional a tener una política de salud mental, a su promoción y a capacitar a todos los miembros de la comunidad en la materia.

Según los autores de la moción, “desde un enfoque de ejercicio de derechos, las políticas de salud no sólo deben centrarse en el acceso a la atención de salud mental y al tratamiento de la enfermedad, sino también deben apuntar a impactar las condiciones y espacios de vida que propiciaron dicha enfermedad, y establecer mecanismos de participación para generar y potenciar las condiciones para el ejercicio de sus derechos”.

Antecedentes

Desde antes de la pandemia como en la actualidad los índices de enfermedades mentales y el uso asociado de medicamentos en Chile ha tenido una fuerte alza, lo que se manifiesta en altas tasas de depresión y otros trastornos del ánimo, las elevadas tasas de suicidio, entre otras estadísticas bien dramáticas y que como sociedad nos deben alertar.

Los resultados del “Termómetro de la Salud Mental en Chile ACHS-UC” (mayo 2021) indican “claramente que la pandemia ha profundizado los problemas de salud mental en Chile, los que estaban presente desde antes por la escasez de políticas públicas de prevención y por problemas de acceso a especialistas del área”, señalan los autores de la moción.

En materia de salud mental existen avances, en términos generales, en la ley de derechos del paciente y, en términos específicos, la reciente Ley N° 21.331. “Con todo, el enfoque de esta última normativa, que se comparte a cabalidad, dista del presente proyecto de ley, por cuanto las modificaciones que se pretenden introducir al ordenamiento jurídico nacional van en la línea de la prevención, el aseguramiento y promoción de la salud mental”, señala la moción.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, celebró la muestra de apoyo global demostrada en la Cumbre Mundial de Covid-19, organizada por el presidente de los Estados Unidos de América, Joe Biden, este pasado miércoles, pero pidió que "los compromisos se conviertan en acciones inmediatas para acabar con la pandemia de forma equitativa".
El miércoles 29 de septiembre a partir de las 19:00 se realizará este encuentro organizado por Pro Salud Chile, con el objetivo de conocer cómo operará este nuevo modelo de prescripción y cuáles son sus ventajas, tanto para la salud y seguridad de los pacientes, como para asegurar la trazabilidad