Los frutos secos reducen los niveles de colesterol en sangreLos frutos secos reducen los niveles de colesterol en sangre

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Según un estudio publicado en ‘Archives of Internal Medicine’, consumir un puñado de estos alimentos puede contribuir a mantener a raya especialmente el colesterol malo (LDL).

De acuerdo a una reciente revisión de 25 trabajos que publica la revista ‘Archives of Internal Medicine’, el consumo diario de frutos secos como las nueces, almendras, avellanas, pistachos y maní contribuye a mejorar los niveles de colesterol y reduce el riesgo de presentar un problema cardiovascular.

La investigación elaborada por la Universidad de California, en Loma Linda, evaluó los resultados de 25 estudios que registraron el consumo de estos frutos en siete países. Según publican los autores, se determinó que el consumo de 67 gramos diarios de estos frutos generó, por ejemplo, una reducción de 5,1% en la concentración del colesterol total.

De acuerdo a los autores, quienes más se pueden beneficiar si introducen frutos secos en su dieta diaria son aquellas personas con niveles altos de colesterol LDL o las que tienen una alimentación basada en carnes rojas y comidas rápidas.  Estudios anteriores ya habían asociado la ingesta de estos alimentos con mejores niveles de lípidos en sangre y, por lo tanto, con la prevención de enfermedades coronarias, sin embargo los autores advierten que “este trabajo, además de confirmar dicha hipótesis, examina qué otros factores modifican los efectos”.

A la luz de los resultados, los efectos “eran similares entre hombres y mujeres y en los distintos grupos de edad; además, eran independientes del tipo de frutos secos consumidos”. Al contrario, se registraban reducciones especialmente significativas entre quienes tenían altos niveles de colesterol LDL, un bajo índice de masa corporal y aquellos que consumían una dieta poco saludable, basada en comidas rápidas y en carnes rojas.

Para llegar a estas conclusiones, se revisaron los casos de 583 individuos incluidos en un total de 25 investigaciones desarrolladas en siete países sobre los efectos de los frutos secos en el colesterol. Estaban divididos en dos grupos: el de hipercolesterolemia sin medicación (colesterol elevado en sangre) y el de normolipidemia (niveles adecuados de colesterol). Todos ingerían una media de 67 gramos diarios de cualquier tipo de frutos secos.

Al cabo de unas semanas, los autores del estudio, publicado en ‘Archives of Internal Medicine’, observaron que la concentración total de colesterol disminuyó un 5,1%; un 7,4% los niveles de lipoproteínas de baja densidad, es decir, el colesterol perjudicial o LDL; y un 8,3% el de HDL (colesterol bueno). Los mejores resultados coincidían en aquellos sujetos que cumplían las características anteriormente mencionadas, como seguir una dieta poco saludable.

Con estos hallazgos, los responsables de esta investigación apuestan por incluir los frutos secos en las dietas terapéuticas destinadas a prevenir enfermedades coronarias. “Son ricos en proteínas, fibra, minerales, vitaminas y otros componentes como antioxidantes y fitoesteroles (esteroles de las plantas)” y ayudan a reducir el colesterol en sangre y, por lo tanto, el riesgo de sufrir eventos cardiovasculares.

Artículos relacionados