OMS mantiene la alerta de la pandemia de gripe A

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El Comité de Emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció su decisión de mantener la alerta de pandemia de la gripe A, un año después de su entrada en vigor y de la adopción de medidas sanitarias excepcionales en todo el mundo para controlar su avance.

Pese a que los niveles del virus han registrado una disminución en la mayoría de los países, el organismo internacional estima que podrían producirse nuevas oleadas para las cuales los estados deberán estar preparados. Por el momento, la alerta se mantiene vigente y según afirmó la directora general de la OMS, Margaret Chan, el Comité de Emergencia se reunirá nuevamente a mediados de julio para evaluar la situación.

Según las recomendaciones del Comité, “desde una perspectiva global, aunque continúa la pandemia, el periodo de actividad más intensa parece haber pasado en muchas partes del mundo”. Sin embargo, agregaron que “sigue siendo crítico que los países mantengan la vigilancia respecto a la pandemia”.

“Se prevé que el H1N1 continúe siendo el principal virus de la gripe durante algún tiempo”, señaló Gregory Hartl, portavoz de la OMS. Por ello, y tras estudiar las recomendaciones de los científicos, Chan determinó no levantar la alerta y convocar una nueva reunión del Comité de Emergencia para mediados de julio, “cuando ya esté disponible la información sobre la estación invernal de gripe del hemisferio Sur”.

Primera pandemia del siglo XXI

El virus A/H1N1 se descubrió en abril de 2009 en Estados Unidos y el 11 de junio de ese año como fue declarado como la primera pandemia del siglo XXI debido a su rápida propagación geográfica y a los temores que generó por tratarse de un virus desconocido y con posibilidades de mutar.

Asimismo, se estableció que los grupos de riesgo no eran los habituales (ancianos), sino grupos de edad más jóvenes (incluso con buena salud), mujeres embarazadas y personas con problemas de salud crónicos. Sin embargo, conforme transcurrían los meses, se confirmaba que, globalmente, el virus tenía efectos moderados y que su tasa de mortalidad era incluso menor a la de la gripe estacional.

El virus AH1N1 ha provocado en poco más de trece meses unos 18.000 decesos confirmados por pruebas de laboratorio, frente a las 500.000 muertes anuales que se atribuyen a la gripe estacional. En la actualidad, el virus es más activo en algunas partes del Caribe y el Sudeste asiático, así como en ciertas zonas de Chile.

En Chile

Según informó el Ministerio de Salud, una persona murió y sesenta se han contagiado con la gripe AH1N1 en Chile en lo que va de este año. De acuerdo a lo informado por la autoridad, del total de casos, nueve son graves y cuatro corresponden a la Región de Los Lagos, cuatro a la del Biobío y otro a la Metropolitana.

Sobre género y edad, el Ministerio informó que el 62 por ciento de los casos corresponde a hombres, 37 en total, y la edad promedio de los contagiados es de 23 años, mientras que por regiones, la más afectada es Los Lagos, con 35 enfermos, mientras en la capital del país los casos suman 21.

En 2009, a la misma fecha, se contabilizaban en Chile 360 casos de gripe A, con un fallecido, y a finales de año los contagiados sumaron 12.302, con 153 fallecidos. Según las autoridades, si bien en las últimas semanas se ha producido en el país un aumento de las consultas por enfermedades respiratorias, como es habitual en invierno, en el caso específico de la gripe A no se observa un incremento notorio de casos.

Como medida preventiva, el Ministerio de Salud dispuso de vacunas para más de cuatro millones de personas, pero hasta finales de mayo se habían inoculado sólo a 3.150.000 y aún están disponibles un millón de dosis.

Artículos relacionados