“El cáncer a la piel es el cáncer más común que hay a nivel mundial desde todo punto de vista”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El cáncer a la piel es una de las patologías que ha aumentado tanto en Chile como en el mundo de forma dramática. Estadísticas recientes hablan de que ha habido un incremento superior al cien por ciento de los casos, trasformando a este tipo de cáncer en el más común a nivel mundial desde todo punto de vista. En entrevista con Ciencia y Salud el doctor Ariel Hasson, dermatólogo y especialista en el tema, explica los conceptos más importantes sobre el cáncer de piel y cómo la terapia fotodinámica aparece como uno de los tratamientos más recientes e innovadores para el cáncer de piel no causado por melanoma.

Doctor, ¿qué incidencia tiene actualmente el cáncer a la piel como problema de salud a nivel mundial?

Primero, señalar que el cáncer a la piel es el cáncer más común que hay a nivel mundial desde todo punto de vista. Incluso, es más frecuente que todos los demás cánceres juntos, entonces lo que nosotros tenemos que hacer por un lado es prevenir y por el otro curar en la medida que sea posible. El sol es un desencadenante que está demostrado, pero el sol es fundamental para la vida y podemos ser amigos de él y disfrutarlo, sin embargo hay que hacerlo a conciencia tomando todos los cuidados pertinentes, no exponiéndose en las horas más peligrosas entre las 11 y las 16, más todo lo que ya sabemos.

En este sentido, en qué aspectos hay que insistir par concientizar a la población

Los pacientes deben tener conciencia de que el daño es acumulativo y que en los primeros 20 años de vida uno toma prácticamente el 80 por ciento del sol permitido. La ciencia avanza día a día y se ha tratado de buscar los mejores fotoprotectores y por otro lado, se ha tratado de mejorar las técnicas para el cáncer a la piel.

El tema de los lunares ha sido recurrente

Dentro de los cánceres a la piel tenemos los lunares y nosotros siempre hablamos de los criterios del ABCDE: A si es asimétrico, B si tiene los bordes mal definidos, C por los colores si tienen mucho pigmento, D por el diámetro y E por la evolución. Entonces el paciente debe aprender a autoexaminarse, cualquier cambio en algún lunar como por ejemplo si pica, duele o crece es necesario consultar. Hay lunares adquiridos y otros congénitos de nacimiento, pero siempre es importante ir consultando con el médico y el que más sabe de esto es el dermatólogo. Los lunares malos pueden ir a un melanoma y el melanoma puede matar. En Chile ha aumentado la cifra en un 104 por ciento en los últimos diez años, entonces cada vez vemos más melanomas y por suerte se diagnostican más a tiempo porque la gente tiene mayor conciencia.

¿Existe tendencia a creer que el cáncer de la piel no solo tiene que ver con los lunares?

Tenemos otros tipos de cáncer a la piel que son los carcinomas basocelulares y los espinocelulares. Los basocelulares son como unos tumores levantados, del color de la piel y que se pueden ulcerar o se pueden extender en forma superficial y que provienen más que nada de las células basales, de ahí su nombre. Invade localmente y no da metástasis, por eso hay que detectarlo a tiempo porque es muy invasivo. El carcinoma espinocelular también es extremadamente frecuente y muchas veces parte con lo que nosotros llamamos queratosis actínica que son lesiones precancerígenas que son como coloraditas, ásperas al tacto y que persisten en el tiempo y que incluso van avanzando. Una lesión de estas características que aparece en las manos, en la frente  o en la cabeza por ejemplo y que dura más de seis semanas potencialmente es un cáncer a la piel.

¿Qué rol juega la terapia fotodinámica en el tratamiento de estos cánceres de la piel?

Hoy en día contamos con esta técnica que se llama terapia fotodinámica. Uno aplica una crema y después una luz con una longitud de onda determinada que activa la crema que persigue y destruye las células malas sin destruir las buenas. La crema o el producto que se utiliza se aplica muy fácilmente en toda el área, porque una queratosis actínica esconde diez veces más, hay un área de cancerización que afloró y que es la que vemos, pero hay de tres a diez lesiones más que no se ven a simple vista. Este tratamiento permite mejorar las que vemos y las que no, cuando están partiendo porque si las lesiones están muy avanzadas esta técnica no sirve.

¿Qué desarrollo ha tenido esta técnica y cómo ha sido su implementación en Chile?

Está aprobada por la FDA y se viene utilizando desde el año 1999 aproximadamente y nosotros ya llevamos alrededor de 6 o 7 años con ella, la tenemos también en hospitales e incluso a través de la Sociedad Chilena de Dermatología se ha capacitado a la mayoría de los dermatólogos. Además se ha presionado para que esté incluida dentro de los códigos de Fonasa, de manera de que sea cubierta por las isapres porque se ha demostrado que en la morbilidad y en la prevención va a ayudar muchísimo y a la larga sale más a cuenta.

¿Cómo ha sido este proceso?

Es una técnica que será aprobada muy pronto, si no es este año el próximo, porque ya tenemos medicina basada en la evidencia, con experiencia nacional en que se ha demostrado su efectividad en queratosis actínica y carcinomas basocelulares superficiales o nodulares que están partiendo.

¿Esta técnica actualmente tiene otras aplicaciones además del tratamiento del cáncer a la piel?

Al utilizar este producto y esta técnica se demostró que algunos pacientes mejoraban la textura de su piel, entonces ahora también se está utilizando para disminuir el envejecimiento porque realiza una especie de peeling. Han aparecido otra serie de utilizaciones, por ejemplo se dieron cuenta de que cuando había daño actínico por el sol, por ejemplo en la nariz y el paciente era muy grasoso de piel, disminuía la producción de grasa entonces ahora se está utilizando par el acné.

¿Qué ha significado su uso por ejemplo en el acné?

Es un gran avance y tenemos estudios que hemos llevado a cabo en la Universidad Católica y algunas tesis que se han hecho, con comité de ética, con medicina basada en la evidencia, con estadística de doble ciego en que se indica que esta técnica puede mejorar el acné por ejemplo sin darle a la mujer un tratamiento que potencialmente sea teratogénico y que pueda producir daño en el embarazo, dislipidemia o daño al hígado. Se está utilizando, pero lo que pasa es que es un producto caro, aunque controla bien el acné.

¿Cuáles cree que son las proyecciones del uso de la terapia fotodinámica en el tratamiento del cáncer de la piel?

Es una técnica que debería estar al alcance de la población y cubierta. En otros países como España u Holanda está cubierta por la seguridad social y acá debiese estarlo por el sistema de salud que tenemos, además de estar presente en los hospitales. Nosotros en este momento contamos con esta técnica en el Hospital de la Universidad Católica, pero el problema es que el paciente tiene que comprar el producto que no es barato. Sin embargo vale la pena que la gente esté informada y que conozca de esta alternativa que permite tratar este importante problema.

Artículos relacionados