Cuidarnos para cuidar: SONEPSYN y COLMED entregan recomendaciones para el autocuidado psicosocial de los equipos de salud

La Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía de Chile (SONEPSYN) en conjunto con el Colegio Médico de Chile publicaron el documento “Cuidarnos para cuidar: Recomendaciones de autocuidado psicosocial para el personal de salud en el contexto de la pandemia por COVID-19”, guía que apunta a entregar consejos para el bienestar del personal sanitario frente a la crisis.

Según el texto, el personal de salud que hace frente a la epidemia se encuentra experimentando una serie de desafíos entre los que se incluyen:

  • Aumento de la demanda de atención, al mismo tiempo que un mayor personal sanitario estará enfermo o cuidando a la familia.
  • Riesgo continuo de infección y de transmitirlo a familiares, amigos y otras personas en el trabajo.
  • Equipos Insuficientes e incómodos: Lo que limita la movilidad y la comunicación y la seguridad que produce puede ser incierta.
  • Brindar apoyo y atención médica: La angustia del paciente y su familia puede ser cada vez más difícil de manejar.
  • Estigma Social: Pueden percibir que su familia o su comunidad no quiere tenerlos cerca debido al riesgo, al estigma o al temor.
  • Estrés psicológico: Ayudar a quienes lo necesitan puede ser gratificante, pero también difícil, ya que pueden experimentar miedo, pena, frustración, culpa, insomnio y agotamiento.
  • Dilemas éticos y morales: Al momento de verse obligado a tomar decisiones complejas, en un breve tiempo, debido a la falta de medios, la sobrecarga y la propia evolución incierta de los pacientes.

La guía entrega consejos y pautas para el autocuidado psicosocial con el objetivo de poder enfrentar la emergencia de una mejor forma.

 

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

La pandemia por Covid-19 tiene un impacto que va más allá de la salud. Durante el año y medio en que el SARS-CoV-2 ha circulado por el mundo, ha provocado efectos negativos en lo sanitario, económico y social, lo que hace replantear los desafíos que tendrán los Estados una vez que la pandemia, en términos de salud, sea superada.
La inteligencia artificial (IA) puede ofrecer una forma de determinar con precisión que una persona no está infectada con COVID-19. Un estudio retrospectivo internacional encuentra que la infección con SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, crea cambios eléctricos sutiles en el corazón. Un electrocardiograma mejorado con IA puede detectar estos cambios y potencialmente usarse como una prueba de detección de COVID-19 rápida y confiable.