Paris cuestiona proyección de la OMS: “No creo que recién tengamos vacuna en el año 2022. Es una alarma innecesaria”

Ayer las alarmas de la comunidad científica se encendieron, luego de que se anunciara que la vacuna contra el coronavirus que se está desarrollando en la Universidad de Oxford junto al laboratorio AstraZeneca debió detener sus ensayos, luego de la sospecha de una reacción adversa grave en un voluntario en el Reino Unido.

Esta vacuna se encuentra en la fase 3 y es considerada como una de las más efectivas que se está desarrollando en el mundo. Un portavoz de AstraZeneca, dijo en un comunicado, que el “proceso de revisión estándar de la compañía provocó una pausa en la vacunación para permitir la revisión de los datos de seguridad”.

En esa línea, hoy la jefa de científicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Soumya Swaminathan, señaló que la vacuna para el coronavirus no estaría masivamente disponible hasta el 2022: “Muchos piensan que a principios del próximo año llegará una panacea que lo resuelva todo, pero no va a ser así: hay un largo proceso de evaluación, licencias, fabricación y distribución”.

“Es la primera vez en la historia que necesitamos miles de millones de dosis de una vacuna”, afirmó la científica, quien añadió que los grupos de riesgos podrían ser inmunizados a mediados de 2021.

Con estos antecedentes, hoy el ministro de Salud, Enrique Paris, fue consultado sobre esta materia y sobre si deberían replantearse las políticas públicas con lo que sería este nuevo escenario.

“Eso no significa que no podamos contar con otra vacunas. Hay muchas empresas que están ensayando vacunas, varias que ya están en fase clínica 3. De hecho en Chile hay 3 vacunas que están en fase clínica tres o que van hacer su ensayo clínico aquí”, dijo Paris, y afirmó: “No creo que recién tengamos vacuna en el año 2022, eso es una alarma, creo que por el momento, innecesaria y no es bueno crear esa inquietud en la población”.

Respecto al caso por el cual se detuvo el desarrollo de la vacuna de Oxford, dijo: “Es un efecto adverso esperado, que ocurre habitualmente, que está dentro de las posibilidades. Lo que tuvo este paciente es una mielitis transversa, es decir una inflamación de la médula espinal, probablemente producida por una interacción entre el virus de la vacuna y la médula espinal”.

“El Presidente y el equipo de Salud, Relaciones Exteriores, Ministerio de Ciencias, ISP, Comité Asesor en Vacunas e inmunizaciones (Cavei) y expertos en vacunas están todos trabajando para que Chile puede tener una vacuna en el plazo que dijimos originalmente, es decir en el primer trimestre de 2021”, aseguró, y añadió: “La vacuna será gratuita y será colocada inicialmente a los grupos de riesgo”.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

La pandemia por Covid-19 tiene un impacto que va más allá de la salud. Durante el año y medio en que el SARS-CoV-2 ha circulado por el mundo, ha provocado efectos negativos en lo sanitario, económico y social, lo que hace replantear los desafíos que tendrán los Estados una vez que la pandemia, en términos de salud, sea superada.