Investigadores exploran la relación entre la obesidad y la formación de cálculos renales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Según un artículo publicado en Reviews in Urology, la obesidad aumenta el riesgo de enfermedad de cálculos renales, y algunas estrategias de pérdida de peso en realidad aumentan el riesgo.

La obesidad es un problema de salud creciente entre los adultos en los Estados Unidos.

De acuerdo a cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, que definen la obesidad como un índice de masa corporal (IMC) de 30 kg / m2 o más y la obesidad severa como un IMC de 40 kg / m2 o más, entre 1999 a 2018, la prevalencia ajustada por edad de la obesidad entre los adultos estadounidenses aumentó del 30,5% al ??42,4% y la prevalencia de la obesidad grave aumentó del 4,7% al 9,2% 2.

“La obesidad está relacionada con múltiples comorbilidades y también asociada con un mayor riesgo de cálculos renales”, detalla el artículo.

Los adultos severamente obesos, por ejemplo, tienen un mayor riesgo de diabetes, hipertensión e hiperlipidemia, comorbilidades que pueden resultar en cambios sistémicos y orgánicos que contribuyen a la formación de cálculos renales, según el estudio.

“Con la creciente prevalencia tanto de la enfermedad de cálculos como de la obesidad, los autores consideraron que era pertinente revisar los datos actuales”, dijo el autor del estudio, Kyle Wood, profesor asistente de urología en la Universidad de Alabama en Birmingham.

“A menudo, como urólogos, manejamos quirúrgicamente a nuestros pacientes con cálculos renales, pero nos olvidamos de que podemos intervenir con consejos dietéticos y tratamiento médico, y esto puede prevenir cálculos futuros. Comprender por qué la obesidad afecta la enfermedad de cálculos renales permite una discusión más informada y un plan de prevención “, sostuvo.

Los resultados del estudio mostraron que el IMC, la circunferencia de la cintura y el peso están asociados positivamente con el riesgo de que las personas desarrollen cálculos renales incidentes. Y los pacientes obesos o con sobrepeso tienen más probabilidades de tener factores de riesgo urinario para la formación de cálculos, incluida una mayor excreción de calcio, oxalato y urato.

Los pacientes que son obesos tienden a desarrollar cálculos de oxalato de calcio y cálculos de ácido úrico, y hay buena evidencia de que la obesidad y el pH bajo de la orina están asociados, según los autores.

Los estudios en animales y humanos han demostrado que la inflamación y el estrés oxidativo, que están asociados con la obesidad, también parecen desempeñar un papel en la inflamación de los cálculos renales.

La obesidad también puede afectar el funcionamiento de los medicamentos destinados a prevenir los cálculos. Los pacientes que son obesos y tienen cálculos renales pueden ser más resistentes a los regímenes de dosificación de medicamentos estándar para la prevención de cálculos que los pacientes que no son obesos. Como resultado, algunos pacientes pueden necesitar más ajustes a la terapia o agentes adicionales en sus planes de tratamiento.

El control del peso parece una solución, pero los resultados del estudio sugieren que el enfoque de la pérdida de peso es importante. Por ejemplo, el tratamiento de pérdida de peso con el inhibidor de la lipasa orlistat puede reducir la excreción urinaria de citrato y aumentar el pH de la orina, preparando el escenario para la generación de cálculos de fosfato de calcio. Y aunque se ha demostrado que los procedimientos bariátricos de malabsorción aumentan el riesgo de desarrollo de cálculos renales, las operaciones bariátricas restrictivas para bajar de peso no lo han hecho.

Se necesita más investigación para definir mejor los mecanismos involucrados en la obesidad y el desarrollo de cálculos renales, escribieron los investigadores.

“Evaluar a nuestros pacientes y sus comorbilidades médicas, incluida la obesidad, de manera integral solo mejorará su atención. Nuestra esperanza es que este documento aumente la conciencia entre los urólogos, lleve a una evaluación más crítica de los formadores de cálculos con obesidad y mejore las recomendaciones médicas y dietéticas”, dijo Wood.

Según el autor, esta revisión también demuestra que todavía hay mucho que se desconoce.

“Con suerte, estos vacíos en el conocimiento se pueden llenar con la investigación científica actual. Con un conocimiento mejorado, es de esperar que se desarrollen más opciones terapéuticas “, concluyó.

Artículos relacionados