ISP junto a 75 Agencias Reguladoras Internacionales, lanzan la campaña “MedSafetyWeek” por la seguridad de los medicamentos

Del 2 al 8 de noviembre, las agencias regulatorias de medicamentos a nivel mundial de 75 países, se unen en una campaña en redes sociales llamada “MedSafetyWeek” para concientizar a la ciudadanía sobre los efectos adversos que puede producir el uso no supervisado de fármacos, y la importancia de que éstos sean reportados.

Los medicamentos son seguros y eficaces, pero pueden producir efectos conocidos como reacciones adversas. Por esta razón, en esta #MedSafetyWeek, se refuerza la importancia de la notificación, ya que posteriormente los informes sobre reacciones adversas ayudarán a mejorar la seguridad de los medicamentos, y pueden dar como resultado una prescripción o asesoramiento más adecuado, además de mejorar el cumplimiento del tratamiento y optimizar la seguridad del paciente.

Esta campaña forma parte de una iniciativa global dirigida por el Uppsala Monitoring Center (UMC), Centro Colaborador de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la Vigilancia Internacional de Medicamentos. La campaña cuenta con el apoyo de la red de Jefes de Agencias de Medicamentos (HMA) de Europa y de la Coalición Internacional de Autoridades Reguladoras de Medicamentos (ICMRA).

El ISP, por su parte, recuerda que la notificación de sospechas de reacciones adversas en Chile debe realizarse a través del Programa Nacional de Farmacovigilancia, que considera que los profesionales de la salud, centros asistenciales y titular de registro sanitario de medicamentos, deben comunicar al ISP, a través de una plataforma, las sospechas de reacciones adversas a medicamentos, incluyendo la dependencia, el abuso, el mal uso y la falta de eficacia.

Revise los videos de la campaña AQUÍ

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

La pandemia por Covid-19 tiene un impacto que va más allá de la salud. Durante el año y medio en que el SARS-CoV-2 ha circulado por el mundo, ha provocado efectos negativos en lo sanitario, económico y social, lo que hace replantear los desafíos que tendrán los Estados una vez que la pandemia, en términos de salud, sea superada.
La inteligencia artificial (IA) puede ofrecer una forma de determinar con precisión que una persona no está infectada con COVID-19. Un estudio retrospectivo internacional encuentra que la infección con SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, crea cambios eléctricos sutiles en el corazón. Un electrocardiograma mejorado con IA puede detectar estos cambios y potencialmente usarse como una prueba de detección de COVID-19 rápida y confiable.