Reino Unido se convierte en el primer país que aprueba el uso de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer y BioNTech

El organismo regulador británico (MHRA) aprobó la autorización de uso para la vacuna contra el coronavirus desarrollada por Pfizer y BioNTech, con lo que Reino Unido se convierte en el primer país que autoriza este tratamiento farmacológico, según informó la cadena de radiotelevisión pública británica BBC.

El MHRA señaló que la vacuna, que ofrece una protección de hasta el 95% contra la Covid-19, es segura para su aplicación a la población británica. Con esta autorización, la campaña de vacunación podrá empezar en cuestión de días para los grupos de alto riesgo.

El Gobierno británico compró 40 millones de dosis, con las que podrá vacunar a 20 millones de personas (el tratamiento de Pfizer se compone de dos dosis). Cerca de diez millones de dosis estarán disponibles para Reino Unido en un breve periodo.

La BBC destacó que esta ha sido la ocasión en la que se ha desarrollado con mayor celeridad una vacuna contra una enfermedad, transcurriendo solo diez meses desde el inicio del proceso de desarrollo hasta la autorización de uso en la población, cuando habitualmente se tarda cerca de una década en el desarrollo.

Tras la decisión del organismo regulador británico, el primer ministro del país, Boris Johnson, aseguró que “es fantástico” que se haya aprobado el uso de la vacuna y afirmó que estará disponible “en todo Reino Unido desde la próxima semana”.

“Es la protección de las vacunas lo que en última instancia nos permitirá retomar nuestras vidas y hacer que la economía vuelva a moverse”, destacó el jefe del Gobierno británico desde su cuenta de Twitter.

 

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

La pandemia por Covid-19 tiene un impacto que va más allá de la salud. Durante el año y medio en que el SARS-CoV-2 ha circulado por el mundo, ha provocado efectos negativos en lo sanitario, económico y social, lo que hace replantear los desafíos que tendrán los Estados una vez que la pandemia, en términos de salud, sea superada.