Colmed presentó propuesta para retomar consultas sobre salud mental en los sectores primarios y secundarios de salud

El Colegio Médico de Chile elaboró un informe que reveló que el 67% de los médicos del sector primario redujeron sus consultas en salud mental dado que debieron reenfocarse en enfrentar el SARS-CoV-2.

Esta situación elevó las consultas e ingresos de pacientes por urgencias asociadas a autoagresiones o ideaciones suicidas a un 77%, situación que preocupa al gremio médico.

Además, la contingencia implicó que un 93% de los tratantes disminuyó la frecuencia de controles con sus pacientes y solo el 56% ha realizado ingresos a pacientes de urgencias. Sobre el último punto, lo médicos consultados declararon que sus empleadores no les han otorgado medios para comunicarse de forma remota con los usuarios.

En cuanto al sector secundario, el 43,4% de los médicos reconvirtió horas a la pandemia, reconociendo que las atenciones han disminuido un 20%, las que promedian 7,1 horas destinadas a la salud mental. Los profesionales del sector secundario percibieron que el aumento de consultas de pacientes que presentan descompensación llegó al 64,4%.

El informe denominado como “Propuestas de Trabajo para el fortalecimiento de la red pública de atención de salud mental primaria y secundaria en contexto de pandemia”, encuestó a cerca de 350 facultativos que se desempeñan en el sector público a lo largo del país.

La psiquiatra Josefina Hunneus, coordinadora de la Comisión de Salud Mental del Colmed, comentó que “decidimos hacer una evaluación debido a que estamos muy preocupados por el funcionamiento parcial en el que estaban funcionando el sector primario y secundario en materia de salud mental. El resultado es muy complejo porque bajaron las atenciones, los ingresos de urgencia, hay dificultad para los médicos en el acceso a medios tecnológicos para hacer las atenciones, entre otros problemas”.

La médica aseveró que los antecedentes del informe son graves, puesto que se está en una situación compleja y “se requiere que la red se active para poder llegar a toda la población, entendiendo que el piso, basado en la situación previa, ya tenía un déficit muy importante”.

El doctor Diego Esquibel, quién trabaja en un CESFAM de La Granja, fue parte de los redactores del segmento de atención primaria y aseguró que “hay consultorios que no están viendo salud mental, en los que no hay consultoría, controles o ingresos o teléfonos para realizar atenciones. Existe un déficit de recurso humano que es alarmante, porque hay pacientes que no están recibiendo su terapia”.

Por su parte, la doctora Josefa González, que trabaja en el Servicio de Salud Mental del CRS y en el Hospital el Pino, fue una de las encargadas de la parte del documento dedicado al sector secundario. Expresó que “es preocupante que casi un 70% de los encuestados aseguran que su empleador no ha proporcionado los medios tecnológicos para aplicar atención a distancia. Es importante generar estrategia para mantener cuidado de los equipos, abordando el cuidado colectivo, el desarrollo de programas de salud mental a funcionarios que necesiten atención focalizada, entre otros”.

El texto entrega una serie de recomendaciones y propuestas para el fortalecimiento de la atención de salud mental, que involucra el trabajo con municipios, el Ministerio de Salud, la entrega de recursos tecnológicos que faciliten la atención en salud mental, tanto en el sector primario como secundario, priorizar la atención para los grupos de riesgos y la realización de visitas domiciliarias integrales.

Revise el informe completo elaborado por la Comisión de Salud Mental del Colmed: Propuesta de Trabajo Salud Mental

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados