OMS alerta que nueva variante del coronavirus podría afectar la eficacia de algunos métodos de diagnóstico y llama a “reforzar controles” en Europa

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió a sus miembros en Europa que “refuercen sus controles” a causa de la nueva variante del coronavirus detectada en el Reino Unido, indicó este domingo su rama europea.

“Por toda Europa, allí donde la transmisión sea alta y esté extendida, los países deben reforzar sus procedimientos de control y de prevención”, indicó una portavoz de la OMS Europa a la AFP.

La Agencia Europea de Control de Enfermedades (ECDC), que incluye a una treintena de países, incluyendo a los miembros de la UE y al Reino Unido, no “descartó” que la variante esté circulando ya fuera del territorio británico.

Llamada “VUI 202012/01” (por “Variant Under Investigation”, variante en curso de investigación), la nueva cepa comprende varias mutaciones y comportaría, según las primeras evaluaciones, un nivel más alto de contagio.

Según la OMS y la ECDC, ya se han notificado varios casos fuera del territorio británico: nueve en Dinamarca, uno en Holanda y otro en Australia.

“La mayoría de los países de la Unión Europea secuencian el virus en una proporción mucho menor que el Reino Unido, así que no se puede descartar una circulación fuera del Reino Unido”, observó la ECDC.

“Las personas con un vínculo epidemiológico con los casos portadores del a nueva variante o que hayan viajado a los sectores infectados deben ser identificados inmediatamente”, subrayó la agencia europea, que instó a “examinar, aislar y hacer un seguimiento de sus contactos”.

Cepa en Sudáfrica

Varios países europeos decidieron este domingo suspender sus vuelos procedentes del Reino Unido, tras la detección de una nueva variante del coronavirus que, según el gobierno británico, está “fuera de control”.

La OMS afirmó que, además “de los indicios preliminares de que la variante podría ser más contagiosa”, la cepa en cuestión “también podría afectar a la eficacia de algunos métodos de diagnóstico”, eso sí, “según informaciones preliminares”.

En cambio “no hay ninguna prueba de algún cambio en la gravedad de la enfermedad”, aunque esa cuestión también se está investigando.

A escala mundial, la OMS recomienda “a todos los países que incrementen sus capacidades de secuenciación del virus SARS-CoV-2 en la medida de lo posible y que compartan los datos a nivel internacional, sobre todo si se identifican las mismas mutaciones problemáticas”.

Además de los tres países que detectaron en su territorio la cepa procedente del Reino Unido, “otros países informaron a la OMS de otras variantes que incluyen algunos cambios genéticos de la variante británica”, sobre todo, una mutación llamada “N501Y”.

Sudáfrica, que también notificó una variante problemática el viernes, considera que la mentada mutación estaría detrás del aumento de los contagios. Una hipótesis que estaría siendo investigada, según la OMS.

 

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

Más de 15 ponentes nacionales e internacionales participaron en el encuentro, presentando estudios, metodologías, estrategias y herramientas, que buscan garantizar la entrega de un servicio de salud seguro. Junto a ellos, asistieron los líderes regionales de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que asiste como la oficina regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de España, Chile y Cuba.