OMS: Segunda dosis de vacuna de Pfizer puede aplazarse en algunos casos

La segunda inyección de la vacuna contra el covid-19 desarrollada por los laboratorios Pfizer y BioNTech puede ser retrasada varias semanas en “circunstancias excepcionales”, consideraron este martes los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El Grupo de Expertos en Asesoramiento Estratégico (SAGE) sobre la vacunación “recomienda la administración de las dos dosis de esta vacuna en un plazo de 21 a 28 días”, declaró en una rueda de prensa su presidente, Alejandro Cravioto, añadiendo que era posible postergar la segunda inyección varias semanas, “en circunstancias excepcionales de contextos epidemiológicos y de problemas de suministros”.

Esto permitirá “maximizar el número de personas que se benefician de una primera dosis”, explicó.

En esta rueda de prensa, Kate O’Brien, directora del departamento de inmunización y vacunas de la OMS, advirtió que el plazo no podría ser superior a seis semanas.

Sin embargo, recordemos que hoy, el laboratorio BioNTech advirtió que la eficacia máxima de su vacuna no está garantizada si se retrasa la segunda inyección -más que los 21 días aplicados durante el ensayo clínico-, estrategia que ha sido aplicada o contemplada en varios países para vacunar a más personas.

“Incluso si los datos demuestran que existe una protección parcial a los 12 días de la primera dosis, no hay datos que demuestren que la protección permanezca más allá de 21 días”, explicó una portavoz de BioNTech.

“Consideramos que se necesita una segunda inyección para garantizar la protección máxima contra la enfermedad”, añade la empresa.

Sin embargo, “las decisiones sobre los regímenes de dosis alternativos son tomadas por las autoridades sanitarias nacionales”, con las cuales el laboratorio se encuentra en “diálogo constante”.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

La pandemia por Covid-19 tiene un impacto que va más allá de la salud. Durante el año y medio en que el SARS-CoV-2 ha circulado por el mundo, ha provocado efectos negativos en lo sanitario, económico y social, lo que hace replantear los desafíos que tendrán los Estados una vez que la pandemia, en términos de salud, sea superada.