Fumadores ocasionales también pueden ser considerados como adictos

De acuerdo a un estudio de la Facultad de Medicina de Penn State y la Universidad de Duke, publicado en ‘American Journal of Preventive Medicine’, incluso las personas que se consideran fumadoras ocasionales de cigarrillos pueden ser adictas, según los criterios de diagnóstico actuales.

Los investigadores señalaron que muchas de las personas que fuman de uno a cuatro cigarrillos por día o menos, cumplen con los criterios de adicción a la nicotina y, por lo tanto, deben ser considerados para recibir tratamiento.

“En el pasado, algunos consideraban que solo los pacientes que fumaban alrededor de 10 cigarrillos al día o más eran adictos y todavía lo sigo escuchando”, señaló Jonathan Foulds, profesor de Ciencias de la Salud Pública y Psiquiatría y Salud Conductual en Penn State. “Pero este estudio demuestra que muchos fumadores ocasionales, incluso los que no fuman todos los días, pueden ser adictos a los cigarrillos”.

El especialista señaló que los profesionales sanitarios deben ser más precisos a la hora de preguntar sobre la frecuencia del consumo de cigarrillos. De hecho, según Jason Oliver, profesor de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la Universidad de Duke, al evaluar la adicción a la nicotina, los médicos deben tener en cuenta hasta 11 criterios recogidos en la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5). El experto afirmó además que los facultativos sólo suelen preguntar cuántos cigarrillos fuman al día.

“Fumar de vez en cuando se percibe como menos dañino que fumar mucho, pero también conlleva importantes riesgos para la salud”, explicó Oliver, quien sostuvo que los sanitarios, a veces, “ven a los fumadores ocasionales como no adictos y, por lo tanto, no creen que necesitan tratamiento, pero este estudio sugiere que muchos de ellos pueden tener dificultades significativas para dejar de fumar sin ayuda”.

En el estudio los investigadores evaluaron a 6.700 fumadores con el fin de averiguar si cumplían con los criterios del DSM-5 para el trastorno por consumo de tabaco. Así, descubrieron que el 85% de los fumadores diarios eran adictos en un grado o en otro (leve, moderada o grave). “Casi dos tercios de los que fumaban sólo de uno a cuatro cigarrillos al día eran adictos, y alrededor de una cuarta parte de los que fumaban menos de una vez a la semana, también”, enfatizó Foulds.

Los autores también encontraron que la gravedad de la adicción al cigarrillo, según lo indicado por el número de criterios cumplidos, aumentaba con la frecuencia de fumar, con un 35% de los que fumaban de uno a cuatro cigarrillos por día y un 74% de los que fumaban 21 cigarrillos o más por día, que sufrían una adicción moderada o severa.

La importancia de este trabajo, según Foulds, radica en que “es la primera vez que se describe la gravedad de la adicción a los cigarrillos en toda la gama de frecuencias de consumo”, a lo que añade Oliver, que, además, “proporciona las bases a partir de las cuales se puede prescribir un tratamiento para la cesación”.

Sin embargo, no está claro hasta qué punto las intervenciones existentes son efectivas para los fumadores ocasionales, por lo que los autores consideran necesario investigar en un futuro cuáles son esas pautas de cesación tabáquica efectivas para este grupo de población.

 

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

Más de 15 ponentes nacionales e internacionales participaron en el encuentro, presentando estudios, metodologías, estrategias y herramientas, que buscan garantizar la entrega de un servicio de salud seguro. Junto a ellos, asistieron los líderes regionales de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que asiste como la oficina regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de España, Chile y Cuba.