Universidad de Chile y la Asociación Industrial de Laboratorios Farmacéuticos firman acuerdo para desarrollar vacunas y productos biológicos

La Universidad de Chile junto a la Asociación Industrial de Laboratorios Farmacéuticos, (Asilfa) firmaron un acuerdo por tres años para desarrollar vacunas y productos biológicos a nivel local. La iniciativa permitirá enfrentar de mejor manera las contingencias sanitarias futuras y aprovechar el potencial a nivel académico, técnico y de investigación existente en el país.

En el año 2002 Chile dejó de producir sus propias vacunas y en reiteradas ocasiones se ha planteado la necesidad de generar un espacio que permita el desarrollo de la investigación y de la elaboración de medicamentos que permitan inmunizar a la población, sobre todo en situaciones como la actual pandemia que ya cumplió un año a nivel mundial.

El rector de la U. de Chile, Ennio Vivaldi, destacó la oportunidad que se generará con este convenio, permitiendo “iniciar un proceso que termine con un centro, por una parte, productor de vacunas, que nos de autonomía, soberanía en ese campo tan importante, que nos permita mostrarnos ante el mundo también, porque uno interactúa a nivel global en función de lo que uno tenga en su propia casa”.

La autoridad de la casa de estudios aseguró que “es un desafío enorme para la ciencia y la tecnología, crucial, para lo que va a ser el futuro de Chile, lo que va a ser su matriz productiva” en el área de la salud.

Además, destacó la calidad de empleo que producirá este centro. “Una industria biotecnológica ofrece empleos sofisticados del más alto nivel, por lo tanto, creo que esta es una alianza extraordinariamente virtuosa porque la empresa farmacéutica chilena también se muestra al mundo en función de lo que en el país exista, de lo que en el país ocurre y el nivel académico es sin duda un factor clave para ver cómo somos vistos afuera”, apuntó.

Por su parte, Julio Jiménez, presidente de Asilfa, indicó que el poder participar en esta asociación con el plantel universitario “refleja la necesidad que tiene también el país para retomar la producción de vacunas a nivel local. Chile ha sido señero en muchos ámbitos y creo que, en el ámbito de biotecnología, la investigación la tenemos, los recursos productivos pueden estar, por lo tanto, es imprescindible por el bien del país estar en esta asociación con la universidad”.

Flavio Salazar, vicerrector de Investigación y Desarrollo de la U. de Chile, comentó que “es una necesidad avanzar en este camino, dado que las pandemias y las amenazas en torno a salud pública seguirán presentes durante mucho tiempo. Sin embargo, el país está atrasado en sus capacidades de infraestructura y de capital humano, por lo que es urgente desarrollarlas”, sostuvo.

Durante los primeros meses de 2021 está proyectada la elaboración de vacunas por el centro especializado que se llevaría a cabo en el Parque Académico Laguna Carén. Para esa misma fecha está previsto el inicio de operaciones de la planta matriz del Centro Tecnológico para la Innovación Alimentaria (CeTA), instalación que apunta a convertirse en la planta de alimentos saludables más moderna de Sudamérica y que tiene como propósito fortalecer el desarrollo y transferencia de conocimiento al sector agroalimentario chileno.

Cabe destacar que el plantel desde mediados del año pasado ha estado liderando – a través de la Facultad de Medicina – el estudio en fase 3 de las vacunas de Janssen, de la U. de Oxford-AstraZeneca. También ha sido parte junto a un consorcio de universidades de las pruebas del prototipo chino Sinovac.

 

 

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados