Sociedades de Infectología y de Alergia e Inmunología llaman a “confiar en las vacunas que han recibido aprobación en nuestro país”

La Sociedad Chilena de Alergia e Inmunología (Scai) y la Sociedad Chilena de Infectología (Sochinf) emitieron un comunicado en conjunto en el que hacen un llamado a la población para que confíe en la efectividad y seguridad que tienen las vacunas aprobadas contra el coronavirus, como la CoronaVac, en adultos mayores.

“Nuestro llamado es a confiar en las vacunas que han recibido aprobación en nuestro país y a informarse a través de los canales oficiales, tanto de las universidades, sociedades científicas, como de las autoridades (Minsal e ISP)”, expresa el comunicado de la Scai y la Sochinf.

Luego de que el Instituto de Salud Pública aprobara el uso de emergencia de la vacuna creada por el laboratorio chino Sinovac, en redes sociales comenzó a circular información que ponía en duda la capacidad de la vacuna asiática para generar una respuesta inmune adecuada en adultos mayores.

“Los estudios con la vacuna CoronaVac fase I/II y fase III han demostrado ser seguras y eficaces”, expresaron las sociedades, asegurando que los resultados del estudio fase I/II ya fueron publicados, y los resultados de la fase III fueron entregados a los especialistas que participaron en su aprobación por parte del ISP y el Ministerio de Salud.

Además, detallaron que la vacuna CoronaVac posee una eficacia cercana a 100% para enfermedad muy grave y muerte”.

Finalmente, en el comunicado se hace énfasis en que “pese a haber sido vacunados contra el SARS-CoV-2, la población debe mantener las medidas preventivas hasta ahora recomendadas por la autoridad sanitaria: lavado de manos frecuente, uso de mascarilla y distanciamiento físico”.

El texto fue respaldado por el Colegio Médico de Chile (Colmed).

 

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

La pandemia por Covid-19 tiene un impacto que va más allá de la salud. Durante el año y medio en que el SARS-CoV-2 ha circulado por el mundo, ha provocado efectos negativos en lo sanitario, económico y social, lo que hace replantear los desafíos que tendrán los Estados una vez que la pandemia, en términos de salud, sea superada.