ISP multa con $66 millones a dos laboratorios por distribución de anticonceptivos defectuosos

El Instituto de Salud Pública (ISP) determinó multar a dos laboratorios por la fabricación y distribución de anticonceptivos defectuosos con un monto que asciende en su conjunto a $66 millones. La decisión afecta a los Laboratorios Silesia S.A. y Laboratorios Andrómaco S.A por el fármaco Anulette CD comprimidos recubiertos, registro sanitario Nº F-11458, que en sus series B20034A y B20035A, presentó problemas de calidad (presencia de alveolos vacíos, alveolos con comprimidos triturados, dos comprimidos en un alveolo, entre otros en varios blísteres), vulnerando distintas normas contenidas en el Código Sanitario y el Decreto Supremo Nº 3, del año 2010, del Ministerio de Salud.

El organismo analizó los descargos presentados por los apoderados de ambas empresas, así como los antecedentes que fueron acompañados, lo que derivó una vez finalizado el proceso, en la aplicación de varias multas que, en total, ascienden a 1.300 UTM.

A través de un comunicado desde el ISP informaron que la sanción se determinó considerando que el sistema regulatorio de medicamentos estipula que una vez que un producto farmacéutico es registrado, corresponde al titular del registro y a sus responsables técnicos dar fe de que este se elabore, produzca, importe, libere, distribuya y expenda cumpliendo las especificaciones del producto y con las buenas prácticas de manufactura, de almacenamiento y de distribución.

Junto con ello establece específicamente la responsabilidad de cada uno de los técnicos que intervienen en el proceso y que son aquellas que este Instituto persigue por medio de la instrucción de sumarios sanitarios, es que se dictó la sentencia antes señalada.

 

 

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

La pandemia por Covid-19 tiene un impacto que va más allá de la salud. Durante el año y medio en que el SARS-CoV-2 ha circulado por el mundo, ha provocado efectos negativos en lo sanitario, económico y social, lo que hace replantear los desafíos que tendrán los Estados una vez que la pandemia, en términos de salud, sea superada.
La inteligencia artificial (IA) puede ofrecer una forma de determinar con precisión que una persona no está infectada con COVID-19. Un estudio retrospectivo internacional encuentra que la infección con SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, crea cambios eléctricos sutiles en el corazón. Un electrocardiograma mejorado con IA puede detectar estos cambios y potencialmente usarse como una prueba de detección de COVID-19 rápida y confiable.