Células ‘asesinas’ activadas por nanopartículas podrían ayudar a eliminar el VIH

Investigadores lograron activar células “natural killer” (NK), linfocitos del sistema inmunitario encargadas de matar a las células infectadas por bacterias, virus o tumores. Gracias a una nueva técnica con nanopartículas de oro que contienen anticuerpos, desarrollaron un mecanismo que podría ayudar a eliminar los reservorios del VIH.

En trabajo publicado en la revista Nano Today, crearon nanopartículas polarizadas, donde los anticuerpos del mismo grupo se agregan entre sí. Estas no son al azar. Por lo cual se dirige mejor la respuesta inmunitaria y supone una nueva herramienta de investigación útil en la búsqueda de tratamientos para infecciones o para el cáncer.

Detrás del estudio están especialistas de Enfermedades Infecciosas y CIBBIM-Nanomedicina y de Nanopartículas Farmacocinéticas del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR). Además, contaron con la colaboración del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario Vall d’Hebron, el grupo de investigación Nanopartículas Inorgánicas del Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología (ICN2), la Universidad Autónoma de Barcelona, el IrsiCaixa y el Instituto de Investigación Germans Trias i Pujol (IGTP).

La Dra. María José Buzón, responsable de la línea de Investigación Traslacional del VIH en el grupo de investigación en Enfermedades Infecciosas del VHIR, ha indicado que “sabemos que las ‘natural killer’ son muy importantes en la lucha contra el VIH, así que nuestro objetivo es encontrar nuevas terapias que potencien su actividad para que vuelvan a actuar como en el inicio de la infección”.

En el caso de las células infectadas por VIH (virus de la inmunodeficiencia humana), las NK juegan un papel clave en su eliminación y se encuentran especialmente activas al inicio de la infección. Sin embargo, con el paso del tiempo, las células NK dejan de responder bien a la infección crónica y se agotan.

Dado este fenómeno, los investigadores se han centrado en la actividad citotóxica de las NK y desarrollaron nanopartículas que contienen dos tipos de anticuerpos: Uno de ellos es el que reconoce la proteína CD16, que se encuentra en la superficie de las células NK. La otra reconoce la proteína gp120, que expresan las células infectadas y ayudan a que las células asesinas naturales se activen de forma más eficaz y eliminen la infección.

Los resultados del estudio muestran que las células NK son capaces de poner en marcha una respuesta citotóxica hacia las células infectadas y eliminar los reservorios celulares de VIH en cultivos de células sanguíneas y de tejido linfoide humano.

Antonio Astorga, estudiante predoctoral del grupo de Enfermedades Infecciosas del VHIR y primer autor del estudio, indicó que “hemos podido demostrar que potenciar la respuesta inmunitaria y, en especial, la de las NK, permite eliminar las células infectadas con VIH”.

Las nanopartículas polarizadas que se han usado para el estudio de la unión entre las células ‘natural killer’ y las células infectadas por VIH son una tecnología que podría convertirse, según María José Buzón, en una nueva plataforma de investigación con un gran abanico de aplicaciones, como, por ejemplo, con el cáncer. En este caso, sería una estrategia de inmunoterapia que dirigiría las células del sistema inmunitario hacia las células tumorales.

La doctora Buzón ha explicado que la patente de esta nueva herramienta ya está en proceso y que ahora buscan inversores para desarrollarla a nivel asistencial.

El grupo de investigadores continúan con esta línea buscando anticuerpos biespecíficos, capaces de reconocer las células infectadas como las ‘natural killer’ para facilitar esta unión, sin la utilización de nanopartículas.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

La pandemia por Covid-19 tiene un impacto que va más allá de la salud. Durante el año y medio en que el SARS-CoV-2 ha circulado por el mundo, ha provocado efectos negativos en lo sanitario, económico y social, lo que hace replantear los desafíos que tendrán los Estados una vez que la pandemia, en términos de salud, sea superada.
La inteligencia artificial (IA) puede ofrecer una forma de determinar con precisión que una persona no está infectada con COVID-19. Un estudio retrospectivo internacional encuentra que la infección con SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, crea cambios eléctricos sutiles en el corazón. Un electrocardiograma mejorado con IA puede detectar estos cambios y potencialmente usarse como una prueba de detección de COVID-19 rápida y confiable.