El peso al nacer está fuertemente relacionado con el riesgo de diabetes tipo 2

Un estudio publicado en la revista científica BMJ Open Diabetes Research & Care señaló que un peso al nacer de 2,5 kg o más está fuertemente relacionado con el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en la edad adulta.

En concreto, el mayor peso durante el alumbramiento se asocia con niveles circulantes más bajos de factor de crecimiento similar a la insulina-1, o IGF-1, una hormona similar a la insulina que afecta el crecimiento infantil y el metabolismo energético en adultos. La evidencia lograda resulta contundente e indica que la susceptibilidad a la diabetes tipo 2 durante el curso de la vida está determinada conjuntamente por factores de riesgo tanto en la vida temprana como en la edad adulta, según confirman los investigadores.

Para averiguar si podría haber alguna asociación entre los niveles de IGF-1 circulante en adultos, el peso al nacer y el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, los investigadores se basaron en datos de 112.736 mujeres y 68.354 hombres que participaron en el estudio del Biobanco del Reino Unido. El UK Biobank es un gran estudio poblacional, que reclutó a sus participantes de 37 a 73 años entre 2006 y 2010. El objetivo de esta base de datos es rastrear el impacto potencial de los factores genéticos y de estilo de vida en una amplia gama de enfermedades comunes en la edad adulta y en la vejez. También proporcionaron muestras de sangre, orina y saliva y se midieron su altura, peso, índice de masa corporal (IMC), circunferencias corporales (cintura, cadera y extremidades) y el grosor de los pliegues cutáneos. De esta manera, se analizó la sangre para detectar IGF-1, colesterol, triglicéridos y un indicador de inflamación, proteína C reactiva. Y se dispuso de medidas repetidas de IGF-1 de 17.699 participantes.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

La pandemia por Covid-19 tiene un impacto que va más allá de la salud. Durante el año y medio en que el SARS-CoV-2 ha circulado por el mundo, ha provocado efectos negativos en lo sanitario, económico y social, lo que hace replantear los desafíos que tendrán los Estados una vez que la pandemia, en términos de salud, sea superada.
La inteligencia artificial (IA) puede ofrecer una forma de determinar con precisión que una persona no está infectada con COVID-19. Un estudio retrospectivo internacional encuentra que la infección con SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, crea cambios eléctricos sutiles en el corazón. Un electrocardiograma mejorado con IA puede detectar estos cambios y potencialmente usarse como una prueba de detección de COVID-19 rápida y confiable.