Los golpes en la cabeza pueden conducir al riesgo de sufrir demencia en edades avanzadas

La nueva investigación dirigida por la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos) dejó en evidencia que una sola lesión en la cabeza con pérdida del conocimiento podría provocar demencia durante la vejez.

La investigación publicada en la revista científica Alzheimer’s & Dementia: The Journal of the Alzheimer’s Association, detalló que el riesgo de sufrir esta condición aumenta aún más a medida que se incrementa el número de lesiones sufridas por una persona.

Además, se sugieren asociaciones más fuertes de traumatismo craneoencefálico con riesgo de demencia entre las mujeres en comparación con los hombres y entre los blancos en comparación con las poblaciones negras.

“El traumatismo craneoencefálico es un factor de riesgo significativo para la demencia, pero es uno que se puede prevenir. Nuestros hallazgos muestran que la cantidad de traumatismos craneales es importante”, aseguró Andrea LC Schneider, investigadora principal del estudio.

Los expertos de la Universidad de Pennsilvania realizaron la investigación usando datos del Estudio de riesgo de aterosclerosis en las comunidades (ARIC), la cual tuvo como misión encontrar asociaciones entre las lesiones en la cabeza y la demencia en un espacio de tiempo de 25 años.

“La dependencia de la dosis de esta asociación sugiere que la prevención del traumatismo craneoencefálico podría mitigar algún riesgo de demencia más adelante en la vida. Si bien el traumatismo craneoencefálico no es el único factor de riesgo de demencia, es un factor de riesgo que se puede modificar mediante cambios de comportamiento, como el uso de cascos y cinturones de seguridad “, aclaró Schneider.

Investigaciones anteriores sobre la demencia y las lesiones cerebrales traumáticas han destacado que las mujeres tienen un mayor riesgo de demencia en comparación con los hombres. Además, las poblaciones negras en general tienen un mayor riesgo de demencia en comparación con las personas blancas.

Respecto a estos estudios y los resultados de la nueva investigación, Schneider añadió que “dada la fuerte asociación del traumatismo craneoencefálico con la demencia, existe una necesidad importante de futuras investigaciones centradas en estrategias de prevención e intervención destinadas a reducir la demencia después de un traumatismo craneoencefálico”.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

La pandemia por Covid-19 tiene un impacto que va más allá de la salud. Durante el año y medio en que el SARS-CoV-2 ha circulado por el mundo, ha provocado efectos negativos en lo sanitario, económico y social, lo que hace replantear los desafíos que tendrán los Estados una vez que la pandemia, en términos de salud, sea superada.
La inteligencia artificial (IA) puede ofrecer una forma de determinar con precisión que una persona no está infectada con COVID-19. Un estudio retrospectivo internacional encuentra que la infección con SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, crea cambios eléctricos sutiles en el corazón. Un electrocardiograma mejorado con IA puede detectar estos cambios y potencialmente usarse como una prueba de detección de COVID-19 rápida y confiable.