Investigadores chilenos comprenden desarrollo de proteína clave en la enfermedad de Parkinson para nuevos tratamientos

La enfermedad de Parkinson es la segunda enfermedad neurodegenerativa con más prevalencia en personas adultas (desde los 50 años aproximadamente) y hasta el momento se desconoce la etiología y cómo prevenirla. Se caracteriza por ser una enfermedad crónica y progresiva que provoca la pérdida paulatina de la capacidad física y mental, hasta llegar a la discapacidad total.

Científicos chilenos de las universidades de Santiago de Chile, Andrés Bello y Antofagasta publicaron un reciente artículo sobre el funcionamiento de la proteína alfa-sinucleína, que se involucra en Parkinson, convirtiéndose en la portada del volumen 22 de la revista ChemPhysChem.

El Parkinson es un trastorno neurodegenerativo que involucra una proteína funcional, la alfa-sinucleína, cuya función principal está relacionada con el tráfico de vesículas. Sin embargo, esta proteína tiende a formar agregados, conocidas como cuerpos de Lewy; sello distintivo de la enfermedad de Parkinson.

El grupo de investigadores describió que la alfa sinucleína puede alterar su conformación y adquirir capacidad de agregación, formando agregados que contienen láminas ?. La importancia patogénica de esta proteína se basa en su capacidad para formar oligómeros que deterioran la transmisión sináptica y la función neuronal al aumentar la permeabilidad de la membrana y alterar la homeostasis, generando un efecto deletéreo sobre las células.

“Consideramos importante el hecho de entender el comportamiento de esta proteína de manera patológica, en este trabajo demostramos cómo agregados de alfa-sinucleína son capaces de provocar un efecto de desestabilización de membranas promoviendo su efecto citotóxico”, explica el Dr. Alberto Cornejo, uno de los autores del estudio.

La importancia de este hallazgo es que comprender este fenómeno pude ayudar a desarrollar nuevos fármacos que, según detalla el investigador, “promuevan la integridad de las membranas celulares de manera de evitar la muerte celular en personas que padezcan la enfermedad de Parkinson”.

Desde la comunidad científica y médica tienen el gran desafío de conocer cómo se origina la enfermedad del Parkinson para así prevenirla. Sobre esto el Dr. Cornejo es categórico e indica que “los desafíos son enormes considerando que es necesario encontrar una cura definitiva para la enfermedad, entendiendo primero, los efectos que esta provoca”.

Esta enfermedad afecta a la familia de quien la padece, ya que implica una serie de trastornos psico-emocionales, económicos y sociales que son asumidos por el entorno familia. Por ello, la importancia de mejorar los tratamientos y encontrar una cura para esta enfermedad.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

Más de 15 ponentes nacionales e internacionales participaron en el encuentro, presentando estudios, metodologías, estrategias y herramientas, que buscan garantizar la entrega de un servicio de salud seguro. Junto a ellos, asistieron los líderes regionales de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que asiste como la oficina regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de España, Chile y Cuba.