Contraloría General de la República detectó que se desechó cerca de 35 millones de medicamentos por vencimiento

Contraloría General de la República (CGR) reveló que se eliminaron más de 35 millones de medicamentos evaluados por un monto de 4 mil 464 millones de pesos. Según constata el informe, el 93,39% se descartó por el cumplimiento de su caducidad y el resto corresponde a productos anteriores a 2015.

La revisión se concentra desde el 1 de enero de 2017 hasta el 31 de diciembre de 2018 y afirma que los centros de salud de las regiones del Maule, Bío Bío, Antofagasta y en las zonas Oriente, Occidente y Norte de la región Metropolitana se realizó el mayor porcentaje de descarte de medicamentos.

Respecto a esta situación, Contraloría afirma que este hecho “advierte la falta de controles periódicos de los inventarios”, además de que “no se aviene con los principios de control, eficiencia y eficacia en la administración de los recursos públicos”.

El informe reveló que los centros de salud revisados cuentan con deficiencias en sus inventarios, además de que cerca del 76% de los productos dados de bajas no contaban con antecedentes como el origen de compra, si formaban parte de programas ministeriales o si estos fueron adquiridos por compa directa o por intermediación de la Central de Abastecimiento del Sistema Nacional de Servicios de Salud (Cenabast).

No obstante, también se detectó que hay recintos donde no está registrado el procedimiento de destrucción de medicamentos considerados como drogas, además de que el 19% de los requerimientos para dar de baja los medicamentos por expiración carecen de autorización.

“La destrucción de medicamentos sin información sobre su vencimiento conlleva el riesgo de que se den de baja aquellos que no han expirado o que efectivamente pueden llevar en esa situación”, detalla la auditoría.

El órgano regulador instó a la Subsecretaría de Redes Asistenciales del Ministerio de Salud a adoptar acciones tendientes “a corregir las deficiencias de control de inventarios de medicamentos”, además de “velar por el cumplimiento por parte de las direcciones de los servicios de salud y establecimientos hospitalarios de la medida de control de consignar la fecha de vencimiento y su causal de eliminación en los documentos que sancionan la baja de medicamentos e insumos (..) y que estos sean autorizados por la autoridad pertinente”.

Según se lee en el informe, las medidas correctivas deberán ser informadas a la institución de control en un plazo no superior a los 60 días.

 

Compartir este artículo

Artículos relacionados

En un artículo de revisión publicado en Nature Cardiovascular Research por expertos en cardiología, neumología y ciencias de investigación básica del Brigham and Women's Hospital, los investigadores exponen la evidencia que demuestra cómo el asma alérgica y otras alergias asociadas pueden ser factores de riesgo de CVD y cómo los medicamentos administrados para tratar el asma también puede influir en el riesgo de ECV.
Se cree que la corteza cerebral es la sede del procesamiento consciente en el cerebro. En lugar de inactivarse, algunas células específicas de la corteza cerebral muestran una mayor actividad espontánea durante la anestesia general que cuando se está despierto, y esta actividad se sincroniza entre esas células corticales. Una mejor comprensión de los mecanismos neuronales de la anestesia general podría dar lugar a mejores fármacos anestésicos y a mejores resultados quirúrgicos.