La prescripción tardía de antibióticos es segura y eficaz para la mayoría de los pacientes

La prescripción tardía de antibióticos es una estrategia segura y eficaz para la mayoría de los pacientes con infecciones del tracto respiratorio, según un análisis de datos de pacientes publicado por The BMJ.

La prescripción retrasada de antibióticos, también conocida como “prescripción por si acaso”, es cuando los pacientes acuerdan no recoger una receta de inmediato y ver si los síntomas desaparecen para ayudar a reducir el uso de antibióticos.

Los resultados muestran que la prescripción tardía se asoció con una duración similar de los síntomas y es poco probable que conduzca a un peor control de ellos, comparando con la prescripción inmediata de antibióticos. Según la publicación hubo un leve beneficio para los niños con antibióticos inmediatos, pero esto no fue lo suficientemente importante como para justificar la prescripción inmediata.

Las infecciones del tracto respiratorio afectan los senos nasales, la garganta, las vías respiratorias o los pulmones e incluyen afecciones como el resfriado común, dolor de garganta, tos e infección de oído. La mayoría mejora sin tratamiento, pero en el Reino Unido e internacionalmente, todavía se recetan antibióticos para estas afecciones.

Los ensayos clínicos han sugerido que la prescripción tardía de antibióticos para las infecciones del tracto respiratorio probablemente sea segura y eficaz para la mayoría de los pacientes, pero no pudieron examinar diferentes grupos de pacientes o complicaciones.

Para abordar esto, un equipo de investigación internacional se propuso evaluar el efecto en la comunidad de la prescripción tardía de antibióticos sobre los síntomas de los pacientes con infecciones del tracto respiratorio.

Utilizaron datos de pacientes individuales de nueve ensayos controlados aleatorios y cuatro estudios observacionales, con un total de 55.682 pacientes, para comparar la gravedad promedio de los síntomas entre la prescripción de antibióticos retrasada versus no prescrita y la prescripción de antibióticos retrasada versus inmediata.

La mayoría de los estudios se realizaron en entornos de atención primaria y la edad promedio de los participantes del estudio osciló entre 2,7 y 51,7 años.

Se tuvieron en cuenta factores como la edad del paciente, el sexo, la duración previa de la enfermedad, la gravedad de los síntomas, el tabaquismo y las condiciones subyacentes. La gravedad promedio de los síntomas se midió de dos a cuatro días después de la consulta inicial en una escala de siete puntos (que varía de normal a tan malo como podría ser).

Los investigadores no encontraron diferencias en la gravedad de los síntomas para los antibióticos retrasados ??versus los inmediatos o retrasados ??versus ningún antibiótico.

La duración de los síntomas fue un poco mayor en los que recibieron antibióticos tardíos versus antibióticos inmediatos (11,4 versus 10,9 días), pero fue similar para los antibióticos retrasados ??versus ningún antibiótico.

Las complicaciones que resultaron en el ingreso hospitalario o la muerte fueron menores con antibióticos retrasados ??versus sin antibióticos y antibióticos retrasados ??versus inmediatos, pero ninguno de los resultados fue estadísticamente significativo.

Se encontró una reducción significativa en las tasas de re-consulta y un aumento en la satisfacción del paciente con antibióticos retrasados ??versus sin antibióticos, pero no con antibióticos retrasados ??versus antibióticos inmediatos.

Los niños menores de 5 años tenían una gravedad de los síntomas ligeramente mayor con los antibióticos tardíos que con los antibióticos inmediatos, pero esto no se consideró clínicamente significativo y no se encontró un aumento de la gravedad en los grupos de mayor edad.

Este es un análisis amplio y detallado que tuvo en cuenta las diferencias en el diseño y la calidad del estudio para minimizar el sesgo. Sin embargo, los investigadores señalan algunas limitaciones y dicen que no pueden descartar la posibilidad de que otros factores no medidos puedan haber afectado sus resultados.

No obstante, concluyen que la prescripción tardía de antibióticos “parece ser una estrategia segura y eficaz para la mayoría de los pacientes, incluidos los de subgrupos de mayor riesgo”.

Y sugieren que la prescripción diferida “podría utilizarse como un enfoque de intervención independiente, pero también podría ser una forma de resolver expectativas no coincidentes entre el médico y el paciente”.

 

 

 

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados

Clínica los Carrera moderará evento virtual del próximo jueves 29 de julio, organizado por RedInterclínica, junto a la presencia del expositor internacional Dr. Oscar Mendiz, Director del Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular y Jefe del del Departamento de Cardiología Intervencional de la Fundación Favaloro, Buenos Aires, Argentina