Más del 60% de la población tiene dermatitis en las manos por la “excesiva” higiene en la pandemia

Investigadores del Father Muller Medical College (India) señalaron en un estudio presentado en el  European Academy of Dermatology and Venerology (EADV) Spring Symposium 2021, de que más del 60% de la población padece dermatitis en las manos por la “excesiva” higiene para evitar el contagio del coronavirus.

De hecho, tanto los profesionales sanitarios como los participantes del público en general en este estudio afirmaron que la irritación y sequedad de la piel era la principal barrera para la práctica constante de la higiene de manos.

“Esta investigación demuestra verdaderamente el impacto del mayor lavado de manos y la absorción de frotaciones a base de alcohol en la salud de la piel de las manos de los profesionales sanitarios y del público en general. Además, ahora sabemos que medir la función de la barrera cutánea puede ayudarnos a comparar la eficacia de varias medidas de barrera protectora y descubrir modificaciones adecuadas de las prácticas y productos de higiene de manos para ayudar a prevenir el eccema de manos”, han dicho los investigadores.

Un rema relevante

El impacto dermatológico de COVID-19 es un tema candente en el Simposio de primavera de 2021 de EADV. Una nueva investigación presentada destaca el efecto que la estricta higiene de las manos durante la pandemia ha tenido en la salud de la piel de las manos.

Investigadores del Father Muller Medical College, India, analizaron la pérdida de agua transepidérmica (TEWL, por sus siglas en inglés, un parámetro esencial para medir la función de la barrera cutánea) de 582 personas (291 profesionales de la salud (HCP) y 291 individuos sanos de la población general). Los resultados indicaron que la dermatitis de la mano ahora estaba presente entre el 92,6% de los profesionales sanitarios y el 68,7% de la población general, a pesar de que solo ~ 3% de los profesionales sanitarios y el 2,4% del público en general en el estudio habían informado antecedentes de dermatitis de la mano (obtenido a través de historia e historia autoinformada). También se observó una TEWL (piel seca) más alta en mujeres (65,4 g / m2h) y profesionales de cuidados intensivos (58,2 g / m2h), que se asoció con una alta frecuencia de lavado de manos y uso de desinfectantes para manos a base de alcohol.

Tanto los profesionales sanitarios como los participantes del público en general en este estudio afirmaron que la irritación y sequedad de la piel era la principal barrera para la práctica constante de la higiene de manos (según lo informado por el 72,1% de los profesionales sanitarios y el 50,8% de los voluntarios sanos).

La Dra. Monisha Madhumita, inviestigadora del Father Muller Medical College, India, explica: “Esta investigación demuestra verdaderamente el impacto del mayor lavado de manos y la absorción de frotaciones a base de alcohol en la salud de la piel de las manos de los profesionales sanitarios y el público en general. Además, ahora sabemos que el uso de TEWL para medir la función de la barrera cutánea puede ayudarnos a comparar la eficacia de varias medidas de barrera protectora y descubrir modificaciones adecuadas de las prácticas y productos de higiene de manos para ayudar a prevenir el eccema de manos. Encontrar modificaciones adecuadas en las prácticas y productos que puedan aumentar la accesibilidad de una higiene adecuada de las manos es algo de vital importancia para muchos en nuestra comunidad “.

Por su parte, Marie-Aleth Richard, miembro de la junta de EADV y profesora en el Hospital Universitario de La Timone, Marsella, agregó que “esta investigación muestra que ahora hay una epidemia de enfermedades de la piel dentro de la pandemia de COVID-19. Es prometedor que se reconozca este problema y ver cómo la comunidad dermatológica busca posibles soluciones”.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

Más de 15 ponentes nacionales e internacionales participaron en el encuentro, presentando estudios, metodologías, estrategias y herramientas, que buscan garantizar la entrega de un servicio de salud seguro. Junto a ellos, asistieron los líderes regionales de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que asiste como la oficina regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de España, Chile y Cuba.