alza de planes

Superintendencia de Salud ha recibido cerca de 11.400 requerimientos para evitar alza de las isapres

Durante el año pasado, de forma inédita, las isapres decidieron no subir sus planes por el contexto sanitario. En ese entonces, el presidente del gremio, Gonzalo Simón, aclaró que “esto significa que en lo que respecta al proceso de adecuación de precios de 2020-2021, las isapres no los van a subir, sino hasta un año después del periodo original en el que debiera haberse producido”.

Cumplida la prórroga, las isapres comenzaron a notificar a sus usuarios sobre las alzas de precios. En cuatro semanas, la Superintendencia de Salud ha recibido 11.437 requerimientos para evitar el alza en los planes de salud, lo que se traduce en un promedio de casi 600 ingresos diarios. Esta promedia un alza de un 4% y comenzará a regir en julio de 2021.

La Superintendencia habilitó en su página web y app un mecanismo para que los afiliados a las isapres pudieran realizar la tramitación pertinente para frenar el alza. Patricio Fernández, superintendente de salud, explicó al diario La Tercera que este mecanismo se abrió con el fin de evitar la judicialización de estas causas, además de dar una respuesta más expedita a las personas.

“Bastó ver el discurso de inicio del año judicial del presidente de la Corte Suprema: los recursos contra las isapres por alza de precio de los planes impactan en la gestión de las cortes. Viendo eso, quisimos tener a disposición de las personas una herramienta fácil, sin necesidad de abogado de por medio, que les permite tener una respuesta más ágil que intentar un recurso de protección”, comenta.

Si bien la Superintendencia tiene un plazo autoimpuesto de respuesta de 30 días corridos, Fernández estima que las resoluciones se están obteniendo en 18 días en promedio e incluso menos. Y todas en favor de los asegurados. “Hasta ahora hay 3.708 reclamos ya con sentencia, yo diría que en un 100% a favor del afiliado”, destaca.

Indicación para eliminar facultad de elevar los planes

Ha estado en el debate público las alzas que las Instituciones de Salud Previsional realizan a sus afiliados cada año. El exsuperintendente de isapres, Héctor Sánchez es crítico ante este aumento, justificando que dada la suspensión de la actividad médica no Covid-19 en la red de salud, este no debería hacerse efectiva.

“Por una decisión de la autoridad se resolvió que no se prestaran servicios de salud habituales a la población. La gente dejó de consultar, tuvo menos licencias médicas y no pudo realizarse todas las intervenciones quirúrgicas que normalmente se realizaban. Entonces, durante el 2020 los resultados para las isapres han sido buenos, no por su gestión, sino porque hubo una decisión de la autoridad sanitaria frente a la pandemia de que no utilizaran sus servicios. Aplicar el alza es injusto, es un incremento de un costo por un servicio que no se prestó en una gran cantidad de personas, de un seguro que no se utilizó”, plantea.

En esta línea, el senador Rabindranath Quinteros (PS) presentó una indicación -que se discutirá durante esta jornada en la Comisión de Salud- para quitar la facultad de las isapres de elevar sus precios de manera unilateral. Quinteros espera que, de aprobarse, “no solamente sea aplicable durante la pandemia, sino que para siempre. No puede ser que las únicas instituciones que autorregulen sus valores sean las isapres”, aborda. Según informó el parlamentario, a esta indicación se sumarían la senadora Carolina Goic (DC) y el senador Guido Girardi (PPD).

Ante esta situación, el superintendente expresa que “creemos que aquí hay una oportunidad para resolver este tema de fondo: nosotros siempre hemos impulsado la existencia de un indicador que permita determinar con parámetros y antecedentes objetivos la reajustabilidad de los planes, pues es natural que se reajusten. Pero lo que no es natural es que se reajuste por arbitrio de la isapre sin considerar estos elementos”.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

La demanda de hígados de donantes para pacientes trasplantados supera la oferta, y más del 15% de los pacientes en lista de espera mueren al cabo de un año. Un nuevo estudio internacional ofrece apoyo para aumentar el uso del trasplante de hígado de donante vivo (THDV) en los países occidentales y reducir el desequilibrio entre la oferta y la demanda de órganos, según publican sus autores en el 'Journal of Hepatology', la revista oficial de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado.