Despertarse solo una hora antes cada día podría reducir el riesgo de sufrir depresión mayor en un 23%

Un nuevo estudio genético publicado en la revista JAMA Psychiatry, realizado en 840.000 personas, sugiere que adelantar un poco la hora a la que nos despertamos cada día ya sería suficiente para reducir la probabilidad de sufrir depresión mayor.

Concretamente, según este estudio realizado por investigadores de la Universidad de Colorado Boulder y el Instituto Broad del MIT y Harvard, despertarse una hora antes cada día ya será suficiente para reducir la probabilidad de depresión en un 23%.

La influencia del cronotipo

Estudios observacionales anteriores han demostrado que los noctámbulos tienen el doble de probabilidad de sufrir depresión que los madrugadores, independientemente del tiempo que duerman. Pero debido a que los trastornos del estado de ánimo en sí mismos pueden alterar los patrones de sueño, los investigadores han tenido dificultades para descifrar qué causa qué.

A fin de tener una idea más clara de si cambiar el tiempo de sueño antes es realmente protector y cuánto cambio se requiere, el autor principal del estudio, Iyas Daghlas, recurrió a los datos de la compañía de pruebas de ADN 23 and Me y la base de datos biomédica UK Biobank. Daghlas utilizó así un método llamado “aleatorización mendeliana” que aprovecha las asociaciones genéticas para ayudar a descifrar la causa y el efecto.

El estudio presentado, pues, revela una de las pruebas más sólidas hasta el momento de que el cronotipo (la propensión de una persona a dormir en un momento determinado) influye en el riesgo de depresión. También es uno de los primeros estudios en cuantificar cuánto o poco cambio se requiere para influir en la salud mental.

Concretamente, cada punto medio del sueño de una hora antes (a medio camino entre la hora de acostarse y la hora de despertarse) se correspondía con un 23% menos de riesgo de trastorno depresivo mayor. Dicho de otra manera, si alguien que normalmente se acuesta a la 1 am se acuesta a la medianoche y duerme el mismo tiempo, podría reducir su riesgo en un 23%; si se van a la cama a las 11 de la noche, podrían reducirlo en aproximadamente un 40%. Con todo, no queda claro si aquellos que ya son madrugadores podrían beneficiarse de levantarse incluso antes.

No se sabe la razón de que ocurra esto. Tal vez, obtener una mayor exposición a la luz durante el día, como suelen tener los madrugadores, da como resultado una serie de hormonales que pueden influir en el estado de ánimo, pero sin duda da fuerza al dicho “a quién madruga, Dios ayuda”. Aunque solo sea anímicamente hablando.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos relacionados

Más de 15 ponentes nacionales e internacionales participaron en el encuentro, presentando estudios, metodologías, estrategias y herramientas, que buscan garantizar la entrega de un servicio de salud seguro. Junto a ellos, asistieron los líderes regionales de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que asiste como la oficina regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de España, Chile y Cuba.