La ‘obesidad metabólicamente saludable’ aumenta el riesgo de enfermedad

La obesidad prevalece en poblaciones de todo el mundo. Al determinar el riesgo de una persona de padecer ciertas afecciones, los profesionales médicos no solo miran el peso de una persona. También examinan los perfiles metabólicos, que analizan otros factores de riesgo para la salud, incluidos los niveles de colesterol, los niveles de glucosa en sangre y la presión arterial .

Un nuevo estudio publicado en la revista Diabetologia examinó los riesgos para la salud de las personas que tienen obesidad pero que carecen de otros factores de riesgo metabólico, como la presión arterial alta y el colesterol alto.

Los hallazgos sugieren que las personas que tienen obesidad deben buscar mantener un peso moderado incluso si carecen de otros factores de riesgo de resultados de salud deficientes.

Obesidad y MHO

Las personas con obesidad tienen un mayor riesgo de padecer varios problemas de salud. Mantener un peso moderado puede ayudar a las personas a reducir el riesgo de enfermedades como diabetes tipo 2 , accidente cerebrovascular, enfermedad de las arterias coronarias y presión arterial alta.

Las personas con obesidad tienen índice de masa corporal (IMC) de 30 o más. Los profesionales de la salud calculan el IMC tomando el peso de una persona en kilogramos y dividiéndolo por su altura en metros. Aunque no es un estándar perfecto, usar el IMC como una herramienta general puede ayudar a determinar si una persona mantiene un peso moderado.

Los factores de riesgo de mala salud varían. Se están realizando investigaciones sobre los factores de riesgo que a menudo coinciden con la obesidad. Esto ha contribuido a la creación del término obesidad metabólicamente saludable (MHO, por sus siglas en inglés).  Si bien mo siempre existe un criterio estricto para este término, alguien con MHO típicamente tiene obesidad pero no tiene síndrome metabólico, diagnóstico que se realiza frente a la presencia de tres o más condiciones entre las que se encuentran: obesidad, niveles bajos de colesterol liproproteico de alta densidad (HDL), altos niveles de triglicéridos, alta presión sanguínea y niveles altos de glucosa en sangre

Riesgo para las personas con MHO

El estudio de cohorte prospectivo en el Reino Unido buscó determinar si las personas con MHO también tienen un mayor riesgo de problemas de salud como diabetes, insuficiencia cardíaca, enfermedades respiratorias y enfermedad cardiovascular aterosclerótica.

Los investigadores clasificaron a los participantes como con MHO si tenían niveles normales de cuatro o más de los siguientes: presión sanguínea, Proteína C-reactiva, triacilgliceroles, colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad, Colesterol HDL y hemoglobina A1C, que mide el nivel promedio de glucosa en sangre de la persona durante un período de alrededor de 3 meses.

En total, 381,363 personas participaron en el estudio. Después de medir los factores enumerados anteriormente, los investigadores dividieron a los participantes en cuatro categorías principales: No obesidad metabólicamente saludable, No obesidad metabólicamente malsana, obesidad metabólicamente saludable (MHO) y obesidad metabólicamente malsana.

Para algunos aspectos del análisis, los investigadores colocaron en el mismo grupo a aquellos que encajan en las clasificaciones de no obesidad.

Los investigadores señalan que algunas personas pasaron de tener MHO a tener obesidad metabólicamente malsana, y explican estos cambios en los resultados del estudio. De hecho, más de un tercio de los participantes que comenzaron con MHO se volvieron metabólicamente poco saludables en 3-5 años.

En el estudio, los investigadores tuvieron en cuenta varios elementos de la demografía, los hábitos de vida y los factores socioeconómicos de los participantes.

Examinaron la prevalencia de varios problemas de salud y la mortalidad en cada grupo, haciendo un seguimiento con los participantes en un promedio de 11,2 años. Los investigadores notaron la prevalencia de lo siguiente:

Diabetes
Enfermedad cardiovascular aterosclerótica incidente / mortal
Incidente / ataque cardíaco fatal
Accidente cerebrovascular incidente / fatal
Incidente / insuficiencia cardíaca fatal
Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) incidente / fatal
Mortalidad por cualquier causa

Los resultados sugieren que los individuos con MHO tenían un mayor riesgo de diabetes, enfermedad cardiovascular aterosclerótica incidental / fatal, insuficiencia cardíaca, enfermedades respiratorias y mortalidad por todas las causas que aquellos que estaban dentro del grupo de control sin obesidad metabólicamente saludable.

En general, el estudio encontró que en comparación con los participantes metabólicamente sanos sin obesidad, los participantes con MHO fueron:

  • 4.3 veces más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2
  • 18% más de probabilidades de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral
  • 76% más probabilidades de tener insuficiencia cardíaca
  • 28% más probabilidades de tener una enfermedad respiratoria
  • 19% más probabilidades de tener EPOC

En su mayor parte, aquellos con obesidad metabólicamente malsana tenían el mayor riesgo de todos los problemas de salud, seguidos por aquellos con no obesidad metabólicamente malsana, seguidos por aquellos con MHO. Esta situación fue diferente para la insuficiencia cardíaca y las enfermedades respiratorias.

“Descubrimos que las personas con MHO tenían un riesgo aún mayor de insuficiencia cardíaca y enfermedades respiratorias en comparación con las personas que tenían un peso normal pero un perfil metabólico poco saludable. Esto refuerza las consecuencias adversas de la obesidad para que sea multidimensional y vaya más allá de los habituales marcadores metabólicos de salud ”, señaló uno de los autores del estudio, el Dr. Frederick Ho.

Limitaciones del estudio

Debido a la naturaleza del estudio, los investigadores podrían haber pasado por alto algunas áreas de la recopilación de datos, como los antecedentes familiares de los participantes de ciertas afecciones. Por lo tanto, es posible utilizar los resultados del estudio para generalizar el riesgo relativo, pero no para determinar el riesgo absoluto.

Algunas otras limitaciones incluyen el uso solo de hemoglobina A1C en el análisis metabólico en lugar de incluir otras métricas, como los niveles de glucosa en ayunas o la resistencia a la insulina. Además, el estudio utilizó una definición estricta de MHO y no tomó en consideración otras definiciones.

Los resultados indican que las personas que tienen MHO tienen un mayor riesgo de problemas de salud que aquellas que mantienen un peso moderado y un perfil metabólico saludable. Los investigadores animan a las personas a intentar mantener un peso moderado independientemente del perfil metabólico.

En este mismo sentido, el Dr. Ho alertó sobre lo engañoso y perjudicial del término de ‘obesidad metabólicamente saludable’.

“En el futuro, debemos evitar el uso del término ya que no comunica con precisión el riesgo para la salud asociado. Las personas que tienen obesidad, independientemente de su perfil metabólico actual, deben ser alentadas y apoyadas para que controlen su peso. Mientras tanto, aunque la etiqueta MHO no es útil, los estudios futuros pueden explorar cómo podemos hacer uso de marcadores metabólicos y de salud para ayudar en el manejo clínico”, afirmó.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados

Clínica los Carrera moderará evento virtual del próximo jueves 29 de julio, organizado por RedInterclínica, junto a la presencia del expositor internacional Dr. Oscar Mendiz, Director del Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular y Jefe del del Departamento de Cardiología Intervencional de la Fundación Favaloro, Buenos Aires, Argentina