El microbioma humano podría arrojar luz sobre una mayor tasa de morbilidad en poblaciones minorizadas

Un nuevo estudio de la Northwestern University es el primero en abordar explícitamente el microbioma intestinal como una vía para comprender cómo las inequidades ambientales podrían conducir a disparidades en la salud .

La antropóloga biológica Katherine Amato, profesora asistente de antropología en el Weinberg College of Arts and Sciences en Northwestern, es la autora principal del estudio.

Amato dice que, a pesar de una gran cantidad de literatura que documenta los impactos ambientales en el microbioma y el impacto del microbioma en la salud humana , los vínculos entre la discriminación estructural, los entornos alterados, la estructura del microbioma y las disparidades en la salud no se han descrito de manera integral.

El nuevo estudio pide una mejor comprensión de cómo la discriminación estructural que expone a las poblaciones minorizadas a entornos ‘insalubres’, desde dietas alteradas, contaminación, saneamiento y falta de acceso a espacios verdes, afecta el microbioma intestinal humano , que a su vez afecta a casi todos los aspectos. de la biología y la salud humanas.

“La investigación ha implicado al microbioma en la mayoría de las enfermedades crónicas, y sabemos que existen disparidades en la mayoría de las enfermedades crónicas en las que se observa una mayor morbilidad en las poblaciones minorizadas”, dijo Amato.

Estudios anteriores han demostrado el impacto de la desigualdad ambiental en la salud. Por ejemplo, un estudio de 2020 mostró que los niños que están expuestos a las plantas y la tierra a diario en la escuela tienen una mayor diversidad microbiana y marcadores inmunes mejorados, probablemente porque la exposición a los microbios en estos materiales se transmite a los cuerpos de los niños. El patrón sugiere que las poblaciones minoritarias que viven en vecindarios con poco acceso a espacios verdes al aire libre tienen más probabilidades de tener una menor diversidad microbiana y riesgos para la salud asociados .

Entre sus muchas funciones, el microbioma intestinal contribuye a la protección contra patógenos, la nutrición y el metabolismo, la función inmunológica, el desarrollo y el comportamiento del cerebro. Un microbioma intestinal alterado también puede tener un impacto en el entorno gestacional y la salud resultante de la próxima generación.

El estudio de Amato se basa en investigaciones anteriores que muestran que el papel del medio ambiente puede ser más fuerte que la genética en la configuración del microbioma humano, y que los cambios en la composición y función del microbioma son más flexibles en los primeros años de vida.

Según Amato, se necesita más investigación empírica e interdisciplinaria para facilitar enfoques epidemiológicos que puedan separar múltiples determinantes de la salud que interactúan y ayudar a aislar los factores que conducen a enfermedades crónicas.

Un objetivo final de la investigación es poder ofrecer intervenciones que aborden problemas ambientales y terapias individualizadas para restaurar y mejorar la salud del microbioma.

“Demostrar la importancia potencial de estas terapias para combatir las inequidades en salud podría conducir a intervenciones de políticas transformadoras que luchen por el acceso universal a las tecnologías de salud emergentes y a la atención médica en general”, dijo Amato.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados