Junaeb realiza cambios en menú escolar para combatir la obesidad infantil y adolescente

El 25 de marzo pasado, la Junaeb presentó el Mapa Nutricional 2020 que arrojó alarmantes resultados respecto a la alimentación de niños, niñas y adolescentes. Según el estudio -en el que se midieron 8.440 establecimientos educacionales públicos- un 54,1% de los niños, niñas y adolescentes en prekínder, kinder, primero básico, quinto básico y primero medio, presentan algún tipo de malnutrición por exceso.

El informe anual arrojó que más de la mitad de los estudiantes evaluados presenta sobrepeso u obesidad y, dentro de este grupo, la obesidad severa tiene una prevalencia de 7,6%. Además, la situación nutricional de los escolares, especialmente de los tres primeros niveles de la educación inicial y básica, se ha visto deteriorada, con un incremento importante de la obesidad total. En prekínder, la obesidad total alcanza un 28,6%, en kínder, un 29,5% y en primero básico un 27,9%.

Es por ello, el organismo público modificó el programa alimenticio que atiende diariamente a más de un millón 800 mil estudiantes, en 12 mil 300 establecimientos educacionales públicos y particulares subvencionados de todo el país.

Entre los principales cambios está la reducción en un 50%del pan y se incorporarán cereales integrales al desayuno como granola y huevos en varias versiones como duro, omelette relleno con tomate, o revuelto, con el objetivo de aumentar las proteínas. Además, por primera vez se servirá fruta fresca en la primera comida del día.

Otro de los cambios al menú está en la incorporación de más productos del mar, como pescados, mariscos y algas. Recientemente, en la comuna de Frutillar, se les dio como almuerzo a los estudiantes salsa boloñesa y panqueques a base de Cochayuyo. En la encuesta, el 80% aprobó el menú.

Se servirán seis comidas a base de legumbres al mes, que serán preparadas como guisos, sopas y otras preparaciones. También incorporarán productos integrales como pan, arroz y pasta, al igual que cereales como la quinoa, mote y polenta, que diversificarán las preparaciones. Se incrementará la entrega de frutas frescas en preparaciones como postres para aumentar su consumo.

En la oportunidad, el director de Junaeb, Jaime Tohá, señaló que “los cambios que estamos realizando generarán un impacto en la alimentación escolar, elevando a calidad nutricional muy por sobre lo que se había entregado históricamente. No sólo reduciremos el pan, sino que se aumentarán las proteínas y se potenciará un cambio de hábito con las frutas al desayuno”.

El director de Laboratorio Gastronómico (iniciativa que se inició en 2017), el chef Juan Pablo Mellado, agregó que “el desafío nuestro es hacer que los niños coman rico y nutritivo. El hecho de que una preparación sea sabrosa no sólo sirve para que se coman el almuerzo, sino que es la manera de demostrarles que los productos saludables no son sinónimo de comida desabrida o fome”.

Igualmente, se indicó que los ingredientes de los platos tendrán relación con la región en la que se entregarán y se eliminará progresivamente la utilización de bandejas para servir la comida y serán reemplazados con platos, para hacer que los alimentos se vean más atractivos.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados