Comienza distribución de nueva fórmula para combatir la obesidad y sobrepeso en niños

Desde en 1954 se entrega leche en polvo a los niños del país, como una política pública para fortalecer la alimentación y nutrición en la infancia. La fórmula de la “Leche Purita” tiene un 26% de leche de vaca y está fortificada con hierro, zinc, cobre y vitamina C. Sin embargo, nuevos estudios sostienen esta contiene nutrientes en exceso, los que repercuten en el desarrollo de la obesidad infantil.

“Hasta hoy, los niños que no reciben lactancia materna accedían al producto Leche Purita Fortificada. Pero los actuales consensos nacionales e internacionales señalan que este producto tiene una cantidad excesiva de nutrientes comparado con la leche materna y puede aumentar el riesgo de desarrollar obesidad. Por eso lo hemos cambiado por una fórmula que no sólo los alimenta mejor, sino que también, junto con otras estrategias, ayuda a prevenir la obesidad”, explicó la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza.

Así, desde esta semana comenzó a distribuirse en los servicios de salud del país la Fórmula de Inicio para Lactantes, que comienza a reemplazar a la leche Purita Fortificada y que es parte de la reformulación del Programa Nacional de Alimentación Complementaria. Esta proporciona nutrientes como proteínas y grasas en cantidad y calidad más adecuada.

“Es un producto alimenticio más adecuado para satisfacer los requerimientos nutricionales de los menores de 12 meses y, a diferencia de la Purita Fortificada, no requiere agregarle azúcar y otros agregados a la leche, reduciendo la manipulación en la preparación de la mamadera”, detalló la subsecretaria Daza.

“Se trata de un cambio importante, porque sabemos que los niños con sobrepeso u obesidad tienen mayores probabilidades de seguir siendo obesos en la edad adulta y de padecer a edades más tempranas enfermedades como diabetes o enfermedades cardiovasculares y esta fórmula nos ayuda”

Expansión progresiva

En 2015, se inició un proyecto piloto que entregó la fórmula de inicio a niños menores a 12 meses, que no tuvieran acceso a la lactancia materna en reemplazo de la Leche Purita Fortificada. Este se aplicó en las regiones de La Araucanía, Magallanes y en el Servicio Metropolitano Occidente.

Luego de una positiva evaluación se decidió la expansión progresiva de esta iniciativa a todo el país, abarcando a los niños de cero a 12 meses que sean beneficiarios de FONASA.

La primera etapa, que partió este miércoles, incluye a las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Atacama y Aysén, partiendo con niños hasta los 6 meses de edad. La segunda etapa, en octubre, sumará a las regiones de Coquimbo; O’Higgins; Maule; Biobío; Los Lagos; Los Ríos y Ñuble, para los menores de hasta 7 meses.

Finalmente, la tercera etapa se completa incorporando a Valparaíso y la Región Metropolitana, e incluyendo a niños y niñas de hasta 9 meses. En los meses sucesivos se irá aumentando la edad, llegando a febrero de 2022 incorporando a los niños de 12 meses.

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados