La reducción intensiva de la presión arterial beneficia a los pacientes mayores con hipertensión

El tratamiento agresivo de la presión arterial en pacientes hipertensos mayores reduce la incidencia de eventos cardiovasculares en comparación con la terapia estándar, sin aumentar los resultados adversos, según una investigación de última hora presentada en una sesión en el Congreso ESC 2021.

Los ensayos de reducción de la presión arterial en adultos mayores con hipertensión han arrojado resultados mixtos 6-8 y las pautas recomiendan diferentes niveles objetivo. El estudio STEP se realizó para proporcionar nueva evidencia sobre los beneficios de la disminución de la presión arterial en pacientes mayores con hipertensión.

Específicamente, examinó si el tratamiento intensivo dirigido a una presión arterial sistólica (PAS) por debajo de 130 mmHg podría reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular en comparación con un objetivo de PAS por debajo de 150 mmHg.     El estudio reclutó a 8.511 pacientes hipertensos esenciales mayores de 42 centros clínicos en China. Todos los participantes tenían entre 60 y 80 años, con una PAS de 140-190 mmHg durante tres visitas de detección o tomando medicación antihipertensiva. Se excluyeron los pacientes con ictus previo.

Los participantes fueron asignados al azar a 1) tratamiento intensivo (objetivo de PAS por debajo de 130 mmHg pero no por debajo de 110 mmHg); o 2) tratamiento estándar (objetivo de PAS 130-150 mmHg). El resultado primario fue una combinación de accidente cerebrovascular, síndrome coronario agudo, insuficiencia cardíaca aguda descompensada, revascularización coronaria, fibrilación auricular o muerte por causas cardiovasculares.

Los resultados secundarios incluyeron los componentes del criterio de valoración principal, muerte por cualquier causa, eventos cardíacos adversos importantes y resultados renales (una disminución de la función renal o el desarrollo de enfermedad renal en etapa terminal).

Se programó el seguimiento de todos los participantes a los 1, 2 y 3 meses, y posteriormente cada 3 meses hasta el mes 48 o hasta el final del estudio. En todos los hospitales colaboradores se utilizó el mismo dispositivo validado de medición de la presión arterial en el consultorio, lo que minimizó el sesgo del investigador al determinar la presión arterial durante las visitas de seguimiento a la clínica.

Una fortaleza importante del ensayo fue que la presión arterial en el hogar se controló como un complemento de las mediciones en la oficina a través de una aplicación (app) basada en teléfonos inteligentes. Al ingresar al estudio, a todos los participantes se les proporcionó el mismo tensiómetro doméstico automático validado. La función Bluetooth del monitor permitió a los pacientes cargar lecturas en un centro de datos a través de la aplicación. Si la presión arterial no se midió con regularidad y no se transmitió al centro de datos, la aplicación envió recordatorios a través de WeChat. Se envió a los médicos un informe mensual sobre las mediciones realizadas en el hogar para mejorar la eficiencia del control de la presión arterial durante el ensayo.

Durante un período de seguimiento medio de 3,34 años, la disminución media de la PAS desde el inicio fue de 19,4 mmHg en el grupo de tratamiento intensivo y de 10,1 mmHg en el grupo de tratamiento estándar. La PAS promedio alcanzó 126.7 mmHg y 135.9 mmHg en los grupos intensivo y estándar, respectivamente, con una diferencia promedio entre los grupos de 9.2 mmHg.    Se documentaron un total de 196 eventos de resultado primario en el grupo de tratamiento estándar (4,6%) en comparación con 147 eventos en el grupo de tratamiento intensivo (3,5%), con una reducción del riesgo relativo del 26% (cociente de riesgos instantáneos con tratamiento intensivo 0,74; 95% intervalo de confianza [IC] 0,60-0,92).

Con respecto a los resultados secundarios, el tratamiento intensivo se asoció con un 33% menos de riesgo relativo de accidente cerebrovascular (IC del 95%: 0,47 a 0,97) y un 33% menos de riesgo relativo de síndrome coronario agudo (IC del 95%: 0,47 a 0,94). La incidencia de los resultados de seguridad y los resultados renales no difirió entre los dos grupos, excepto la hipotensión, que ocurrió en 146 (3,4%) y 113 (2,6%) pacientes en los grupos de tratamiento intensivo y estándar, respectivamente.

“El control activo de la PAS por debajo de 130 mmHg en pacientes hipertensos mayores, en comparación con menos de 150 mmHg, resultó en una menor incidencia de eventos cardiovasculares mayores, con sin aumento de lesiones renales. La monitorización de la presión arterial en el hogar refleja con mayor precisión las fluctuaciones a largo plazo de la presión arterial que las mediciones en el consultorio”, ha explicado el investigador principal, el profesor Jun Cai de la Academia China de Ciencias Médicas, Beijing (China).

Compartir este artículo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, celebró la muestra de apoyo global demostrada en la Cumbre Mundial de Covid-19, organizada por el presidente de los Estados Unidos de América, Joe Biden, este pasado miércoles, pero pidió que "los compromisos se conviertan en acciones inmediatas para acabar con la pandemia de forma equitativa".
El miércoles 29 de septiembre a partir de las 19:00 se realizará este encuentro organizado por Pro Salud Chile, con el objetivo de conocer cómo operará este nuevo modelo de prescripción y cuáles son sus ventajas, tanto para la salud y seguridad de los pacientes, como para asegurar la trazabilidad