La necesidad de una dotación mayor de profesionales para el área oncológica

En Chile, tres personas mueren al día producto del cáncer y para hacer frente a esta situación se ha avanzado en distintos ámbitos, uno de ellos son las Garantías Explícitas en Salud (GES) para 19 patologías asociadas a cáncer de las 85 incluídas actualmente. Otra iniciativa, es que en el año 2020 se promulgó una Ley Nacional de Cáncer que proporciona un marco normativo para el diseño de políticas públicas en este tema.

A raíz de lo mencionado, es que la capacitación de profesionales de enfermería en práctica avanzada se convierte en una necesidad para el país a modo de llegar a más personas en todos los centros de salud – público y privado -, y por lo mismo, es que la Universidad Católica lanzó recientemente un programa de magíster para reducir la brecha de mortalidad y generar un impacto positivo en el cuidado de pacientes con esta patología.

“Creamos un Magíster en Enfermería de Práctica Avanzada Mención Oncología (EPA) único en Chile y basado en sistemas de salud de países como: Canadá, Estados Unidos y Reino Unido, que ya tienen este modelo de especialización para los profesionales de enfermería. Actualmente, existen 7 médicos oncólogos por millón de habitantes en nuestro país – muy por debajo de los 21 que recomienda la OECD -, por lo mismo es de vital importancia que las y los enfermeros de Chile puedan acceder a un plan de estudios que potenciará sus capacidades y de paso entregará un impulso adicional a mejorar el sistema de salud público y privado”, explicó Francisca Márquez Doren, docente de la Escuela de Enfermería de la Universidad Católica de Chile y coordinadora del programa.

¿Pero qué significa contar con un programa EPA que llegue a reforzar los cuidados de pacientes con cáncer? Significa que los profesionales se formarán para asumir funciones derivadas de los especialistas médicos, desarrollando habilidades para un rol extendido, que les permitirá realizar diagnósticos y tratamientos de personas con enfermedades crónicas, en condiciones estables, enmarcadas en un modelo de cuidados de enfermería holístico y centrados en un 100% en las personas o pacientes con distintas necesidades médicas.

Según María Cecilia Arechabala, directora de Posgrado de la Escuela de Enfermería, “es muy necesario desarrollar un plan específico que facilite la implementación del rol de la EPA en nuestro país. La razón principal, es porque este nuevo programa tiene múltiples alcances para la institución, la salud y los profesionales; desde evaluar el impacto del nuevo rol, aspectos de financiamiento, implicancias legales, entre otros”. Añade, “En la Escuela de Enfermería de la UC, hemos ido desarrollando una estrategia específica que facilite la inserción de este nuevo rol profesional, tanto a nivel de la salud pública como privada, de manera que contribuya a mejorar el acceso para las personas con enfermedades oncológicas”.

La Escuela de Enfermería de la UC posee un magíster EPA con una duración de 4 semestres, con 10 cupos por año y otorga el grado de Magíster en Enfermería de Práctica Avanzada con mención en oncología y fue creado con la idea de avanzar de manera positiva en el combate contra el cáncer y generar un impacto social para las personas que sufren por este tipo de enfermedades.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

La convocatoria incluye a todas las personas desde los 60 años de edad, al personal de salud, las personas inmunocomprometidas y pacientes crónicos desde los 12 años de edad, y para la próxima semana que inicia el lunes 5 de diciembre están convocadas las personas priorizadas que hayan recibido al menos una dosis de refuerzo hasta el 19 de junio de este año.