Un algoritmo incorporado en desfibriladores predice descompensaciones de insuficiencia cardiaca

HeartLogic es un algoritmo incorporado a desfibriladores automáticos implantables (DAI) que contempla múltiples parámetros clínicos. A partir de este algoritmo, se generan alertas asociadas que permiten predecir descompensaciones de insuficiencia cardiaca (IC).

Para poner a prueba la fiabilidad de las alertas generadas en función de este algoritmo, investigadores del CIBERCV, el Servicio de Cardiología, Hospital Universitario 12 de Octubre y del Instituto de Investigación Sanitaria Hospital 12 de Octubre (imas12), del grupo liderado por Juan Francisco Delgado, evaluaron durante una media de 10 meses a un total de 288 pacientes de 15 centros para comprobar la asociación entre alertas y eventos clínicos.

Los resultados de este trabajo permitieron confirmar que el índice HeartLogic se asoció con descompensaciones de IC y otros eventos relevantes, con baja tasa de alertas inexplicables. “Un protocolo estandarizado permitió detectar y actuar a distancia con seguridad sobre las alertas”, explican los autores.

En concreto, en fase 1, tras una media de observación de 10 meses, hubo 73 alertas (0,72 alertas/paciente-año), con 8 hospitalizaciones y 2 visitas a urgencias por IC (0,10 eventos/año-paciente). No hubo hospitalizaciones fuera del periodo de alerta. Las fases activas tuvieron una media de seguimiento de 16 meses, con 277 alertas (0,89 alertas/año-paciente); 33 se asociaron con hospitalizaciones o muerte por IC, 46 con descompensaciones menores y 78 con otros eventos.

La mayoría de las alertas (el 82% en fase 2 y el 81% en fase 3) pudieron ser gestionadas a distancia. En cuanto a la tasa de alertas inexplicables, fue de solo 0,39/año-paciente. Fuera de estos períodos de estado de alerta únicamente hubo una hospitalización y una descompensación menor.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

En un artículo de revisión publicado en Nature Cardiovascular Research por expertos en cardiología, neumología y ciencias de investigación básica del Brigham and Women's Hospital, los investigadores exponen la evidencia que demuestra cómo el asma alérgica y otras alergias asociadas pueden ser factores de riesgo de CVD y cómo los medicamentos administrados para tratar el asma también puede influir en el riesgo de ECV.
Se cree que la corteza cerebral es la sede del procesamiento consciente en el cerebro. En lugar de inactivarse, algunas células específicas de la corteza cerebral muestran una mayor actividad espontánea durante la anestesia general que cuando se está despierto, y esta actividad se sincroniza entre esas células corticales. Una mejor comprensión de los mecanismos neuronales de la anestesia general podría dar lugar a mejores fármacos anestésicos y a mejores resultados quirúrgicos.