Llaman a generar un plan de salud mental integral permanente para menores de edad

Requerir al presidente de la República que considere enviar al Congreso Nacional, a la brevedad posible, un proyecto de ley que establezca un plan de salud mental integral permanente con enfoque en niños, niñas y adolescentes es la finalidad de la resolución 1046, aprobada en forma unánime por la Sala de la Cámara.

El texto es de autoría del diputado Sebastián Keitel (Evópoli) y de la legisladora Pamela Jiles (PH). En él se explica que el indicador “Años de Vida Ajustados por Discapacidad” (AVAD) se usa para cuantificar el número de años que no se vivió plenamente debido a que una enfermedad causó discapacidad o la muerte prematura de la persona.

El documento detalla que Chile, junto a Costa Rica, presentan dos de los indicadores más altos de la región respecto a la salud mental infantil y adolescente, con un 2,1%. Encabezan la lista Canadá y Estados Unidos. Esta situación comprende desórdenes de salud mental, abuso de sustancias, suicidio y desórdenes neurológicos específicos.

Se resalta que la atención de salud mental de niños, niñas y adolescentes presenta importantes brechas en todos los niveles. Así, se tensionan las redes de salud con otros sectores (protección de la infancia, educación y tribunales) para lograr una resolución más oportuna.

El texto también expone que la Organización Mundial de la Salud recomienda que los recursos en salud de cada país se asignen de manera proporcional a la composición de su carga de enfermedades. De tal modo, se plantea que se derive más apoyo a las personas que tienen mayor peso en los AVAD.

Sin embargo, se acota que el promedio global del gasto en salud mental es de tan solo un 2,8% del total en salud. Y, en el caso chileno, se constata que, en el presupuesto total de salud nacional, la salud mental estaría siendo subvalorada.

Compartir este artículo

Artículos relacionados

En un artículo de revisión publicado en Nature Cardiovascular Research por expertos en cardiología, neumología y ciencias de investigación básica del Brigham and Women's Hospital, los investigadores exponen la evidencia que demuestra cómo el asma alérgica y otras alergias asociadas pueden ser factores de riesgo de CVD y cómo los medicamentos administrados para tratar el asma también puede influir en el riesgo de ECV.
Se cree que la corteza cerebral es la sede del procesamiento consciente en el cerebro. En lugar de inactivarse, algunas células específicas de la corteza cerebral muestran una mayor actividad espontánea durante la anestesia general que cuando se está despierto, y esta actividad se sincroniza entre esas células corticales. Una mejor comprensión de los mecanismos neuronales de la anestesia general podría dar lugar a mejores fármacos anestésicos y a mejores resultados quirúrgicos.